Un juez en San Francisco, Estados Unidos, emitió una orden para que Uber y Lyft, empresas de transporte compartido, deberán clasificar a sus conductores como empleados, esto luego de que el gobierno de California, el más poblado deEstados Unidos y donde ambas compañías tienen su sede y uno de sus mayores mercados, presentara una demanda.

Lo que podría disparar los costes de personal de estas dos firmas y poner en duda su modelo de negocio; sin embargo, la medida sólo aplicaría para el estado de California.

La decisión del magistrado Ethan Schulman de la Corte Superior de San Francisco supondría para Uber y Lyft, entre otras cosas, tener que hacerles un contrato, pagarles un salario fijo y ofrecerles beneficios como el seguro médico, días de vacaciones y de enfermedad.

En su fallo, el juez declaró una moratoria de diez días a partir de este mismo lunes hasta que entre en vigor la orden, para dar así tiempo suficiente a las empresas de apelar la decisión en caso de que lo consideren oportuno.

A finales de junio, la oficina del fiscal general de California, el demócrata Xavier Becerra, y los defensores públicos de las ciudades de Los Ángeles, San Diego y San Francisco solicitaron a la Justicia que ordenara la reclasificación de los conductores de Uber y Lyft «con carácter inmediato».

«Es hora de que Uber y Lyft estén a la altura de sus responsabilidades y de la gente que les permite tener éxito: sus trabajadores. Clasificarlos como contratistas significa que quieres que sean tus trabajadores o los contribuyentes quienes paguen las obligaciones que a ti te tocan como empleador», apuntó Becerra en esa ocasión.

Desde el pasado 1 de enero es obligatorio por ley en California que las empresas de la llamada economía colaborativa como Uber, Lyft o la firma de entregas DoorDash contraten formalmente a quienes ofrecen servicios a través suyo, en lugar de asignarles la condición de contratistas independientes.

Uber, Lyft y DoorDash anunciaron a finales del año pasado que dedicarían hasta 90 millones de dólares entre las tres para promover que la decisión final sobre esta ley recaiga en los votantes californianos mediante un referéndum en noviembre, coincidiendo con la elección presidencial en Estados Unidos.

Se calcula que alrededor de un millón de personas trabajan como contratistas independientes en el sector de la economía colaborativa en California.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta