El coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, Juan Carlos Romero Hicks, convocó a los grupos parlamentarios a contribuir a la solución de las diversas crisis que enfrenta México y evitar que el Palacio de San Lázaro se convierta en «campo de batalla» política ante el más grande proceso electoral que vivirá el país en 2021.

A tres semanas de iniciar el tercer y último año de la 64 Legislatura del Congreso de la Unión, el líder parlamentario de Acción Nacional llamó también a las fracciones de la oposición a consolidar su alianza estratégica para frenar la “aplanadora” legislativa encabezada por Morena.

“Como oposición confiamos en que el G4, diputados del PAN, PRI, PRD y MC, consolidemos la alianza estratégica que ha demostrado su efectividad en la práctica para detener el viejo modelo de la aplanadora legislativa”, puntualizó.

Hizo votos porque se privilegie la política y la mayoría parlamentaria asuma finalmente una actitud dialogante y madura, sin anteponer la ideología militante que tanto ha afectado el debate en la Cámara de Diputados y obstaculizado el trabajo en comisiones.

“Los diputados federales tenemos la oportunidad de mostrar al país que queremos contribuir a la solución de las diferentes pandemias que, como nunca, nos afectan: la de salud, la económica, la de seguridad, la educativa, la creciente corrupción y otras más que hemos tenido en estos meses de una administración que no atina a convencer más que a vencer y nos lleva de caída en caída en todos los indicadores de bienestar nacional”, dijo.

Romero Hicks reafirmó el rechazo del PAN a que San Lázaro actúe como oficialía de partes de las ocurrencias del Ejecutivo Federal, pues existen leyes verdaderamente importantes pendientes en la agenda.

Remarcó que el análisis y aprobación del Presupuesto de Egresos 2021 será particularmente crucial, pues se requieren recursos para sacar al país de la crisis sanitaria y lograr una rápida y sólida reactivación económica con el fin de enfrentar el devastador desempleo que afecta a los mexicanos.

“Se trata de lograr que el Poder Legislativo asuma su papel de contrapeso a los excesos del Ejecutivo. Para cualquier democracia siempre es sano el equilibrio de poderes, no pervertir el diálogo entre ellos, sobre todo cuando en la práctica se aprecian tentaciones autoritarias”, subrayó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta