La movilidad se redujo de forma imperante en las calles del centro de la ciudad en este domingo, donde se pudo apreciar que también la carga vehicular fue mucho menor que el sábado.

También disminuyó el número de peatones en las vialidades, aunque algunos pasearon en domingo aprovechando que no se tiene gran afluencia en la capital oaxaqueña.

Además, se apreció a turistas que recorrieron las calles, los mercados, y acudieron a adquirir artesanías y productos típicos de la entidad, los cuáles son de gran atractivo, aún cuando se está semáforo naranja con alto riesgo de contagio de Covid-19.

Tampoco se tuvieron muchas negociaciones abiertas, pero muchos restaurantes ofrecen servicio con aforo reducido, otros tienen venta de comida para llevar, a donde acudieron las personas para disfrutar de sus alimentos.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta