LA HABANA.

Cuba dijo hoy que un rebrote de la pandemia en la isla puede convertirse en «incontrolable», principalmente en La Habana, cuyas autoridades han decretado el cierre de restaurantes, bares y albercas, suspendiendo el transporte público y prohibiendo el acceso a las playas.

Cuba, que se ha ganado elogios por su manejo y control de la pandemia, aislando casos y sospechosos, así como rastreando contactos, había aliviadolas restricciones el mes pasado después de que los casos se redujeron a unos pocos por día.

Pero se ha reportado un elevado nivel de casos en las últimas semanas.

El ministro de Salud de Cuba, José Ángel Portal, informó hoy sobre 59 nuevos casos positivos.

«El pronóstico indica que la situación está próxima a volverse incontrolable», alertó Portal.

«Estamos en presencia de un nuevo brote epidémico de la enfermedad que pone en riesgo a toda nuestra población», agregó el ministro por televisión mientras daba información actualizada sobre la pandemia.

Luego de un mes en la primera etapa de recuperación parcial en La Habana, el Gobierno decretó el viernes en la noche la fase de «transmisión autóctona local» para la capital debido a lo que caracterizó como indisciplinas de algunos ciudadanos que han dejado de cumplir medidas como el distanciamiento físico y el uso obligatorio de cubrebocas.

Portal dijo que en La Habana y la occidental provincia de Artemisa se han registrado fiestas religiosas y reuniones entre amigos que han permitido identificar 10 eventos activos de transmisión por contagios.

Las autoridades han decretado las cuarentenas, incluyendo considerables gastos e inversiones al país.

«Carrera de fondo»

La pandemia ha empeorado la escasez de alimentos, medicamentos y otros bienes, así como ha provocado grandes colas en puntos de venta.

La ausencia de turismo, uno de sus principales ingresos, ha afectado más a la frágil economía que lucha con el recorte de la ayuda de Venezuela y las sanciones más severas del gobierno de Donald Trump.

Cuba ha mantenido las infecciones por debajo de los 3 mil casos, con 88 fallecidos. A mediados de julio dijo que no hubo casos locales de covid-19 por primera vez desde marzo.

Según las autoridades, hay 256 pacientes confirmados ingresados con la enfermedad, una de las cifras más elevadas en las últimas semanas, y siete pacientes graves, así como se han recuperado 2 mil 442 personas, el 85 por ciento.

El presidente cubano, Miguel Diaz-Canel, dijo por televisión la noche del viernes que en las últimas dos semanas los informes en el resto del país han sido favorables, excepto en La Habana y Artemisa.

«Esta es una carrera de fondo, hay que tener resistencia, hay que tener capacidad (…) para vencer el recorrido de la carrera», dijo el mandatario en alusión a quienes no han coopearado con las medidas sanitarias.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta