La Procuraduría General de la República (PGR) cuenta con indicios para considerar que los eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz están muertos, aunque todavía no encuentra pruebas sólidas para determinar si funcionarios de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca son los responsables del secuestro y homicidio de ambos sujetos, reveló en su momento el diario La Jornada.

En una nota publicada en su edición del 29 de abril de 2008, La Jornada señaló que  fuentes gubernamentales cercanas a las investigaciones del caso tienen “indicios” de que los integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR) desaparecidos en la ciudad de Oaxaca están muertos.

Y agregó:

Hasta el mediodía de ayer, tres personas de las nueve detenidas el pasado fin de semana en Oaxaca, como parte de esta indagatoria que se sigue por la desaparición de dos integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), continuaban rindiendo declaración ministerial ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada en calidad de presentados.

Se trata del subdirector operativo de la policía ministerial, Pedro Hernández; del policía ministerial de Huatulco Ángel Cruz Reyes, además de otro sujeto identificado como Luis Édgar Toledo. Dos serán arraigados en las próximas horas, una vez que un juez federal del Reclusorio Oriente conceda las medidas cautelares.

En tanto, en Oaxaca personal de la PGR y de la Procuraduría General de Justicia de esa entidad continúa la revisión de los libros del trimestre abril-junio de 2007 de la policía ministerial, que contiene las bitácoras de hechos y detenciones, para tratar de determinar si los presuntos eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz permanecieron detenidos en dichas instalaciones antes de su desaparición.

De acuerdo con las fuentes consultadas, existen por lo menos dos testimonios que imputan directamente a Pedro Hernández Hernández, así como a su ex chofer Ángel Reyes Cruz, la presunta desaparición de Reyes Amaya y Sánchez Cruz, ocurrida en mayo de 2007.

Sin embargo, la PGR buscará fortalecer los cargos con otras pruebas, ya que dichas testimoniales son insuficientes para llevar a prisión a los inculpados, que por el momento se encuentran bajo arraigo.

Los informantes indicaron que las declaraciones de testigos protegidos aseguran que los dos eperristas fueron detenidos sin orden judicial y trasladados a las instalaciones de la Procuraduría de Oaxaca. Incluso, uno de los testimonios refiere que Reyes Amaya y Sánchez Cruz fueron golpeados por policías ministeriales y que después de haber sido interrogados sacaron sus cuerpos aún con vida en camionetas oficiales y se los llevaron con rumbo desconocido.

En tanto, el abogado Gerardo Francisco López Thomas, defensor de Pedro Hernández Hernández y de su ex chofer Ángel Reyes Cruz, confirmó que la PGR pidió el arraigo por 90 días del subdirector operativo de la policía ministerial de Oaxaca.

Hasta aquí, la nota publicada el 29 de abril de 2008.

Cabe señalar que Pedro Hernández Hernández y de su ex chofer Ángel Reyes Cruz fueron libertados días después por falta de pruebas.

El caso de la desaparición de los dos guerrilleros se actualizó ayer al difundirse la noticia de que un juez federal de Jalisco había librado la orden de aprehensión en contra del exprocurador de Evencio Nicolás Martínez Ramírez y del comandante Daniel Camarena Flores por la desaparición de Reyes Amaya y Sánchez Cruz, ocurrido en el 2007.

También trascendió la detención de seis elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones por este caso.

Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado ha emitido comunicado respecto a estos hechos.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta