El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó económicamente a la jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, y contra otros diez altos cargos del gobierno regional por socavar la autonomía» de la ciudad y «restringir la libertad de expresión y reunión de sus ciudadanos», en un nuevo gesto de tensión con China.

«Estados Unidos defiende al pueblo de Hong Kong y usaremos nuestras herramientas y autoridad para perseguir a aquellos que socavan su autonomía», dijo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, en un comunicado. El Tesoro acusó a Lam de ser «directamente responsable de implementar las políticas de Beijing de supresión de las libertades y procesos democráticos».

Asimismo, son objeto de las sanciones de Washington el comisario de Policía de Hong Kong, Chris Tang, y su predecesor, Stephen Lo; el secretario de Seguridad de la ciudad, John Lee Ka-chiu, y la de Justicia, Teresa Cheng.

«No nos haremos a un lado mientras la gente de Hong Kong sufre la opresión brutal a manos del Partido Comunista Chino o sus facilitadores», afirmó en paralelo el secretario de Estado, Mike Pompeo, en otro comunicado.

También son señalados altos cargos en el Gobierno central chino, como Xia Baolong, director de Asuntos de Hong Kong del Consejo de Estado; y su adjunto,Zhang Xiaoming. Como consecuencia de las sanciones, quedan bloqueados los activos que pudiesen tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíbe cualquier transacción financiera con entidades estadunidenses.

Las sanciones son las más recientes en una serie de medidas que ha tomado el gobierno del presidente Donald Trump contra China, en momentos en que aumentan las tensiones entre los dos países sobre disputas comerciales, la pandemia del coronavirus y otros asuntos.

La ofensiva de Trump contra China se produce luego de que el mandatario estadunidense le ha echado toda la culpa a Beijing por el brote de coronavirus en Estados Unidos, desviando las críticas sobre su propio manejo de la pandemia, que amenaza su reelección en los comicios de noviembre.

El anuncio del gobierno del presidente Donald Trump se produce en plena ofensiva económica de Estados Unidos contra China apenas un día después de que firmase órdenes sin precedentes contra TikTok y WeChat para que ambas aplicaciones se desvinculen de su matriz china antes de 45 días

Hong Kong ha disfrutado de libertades civiles no vistas en China continental gracias al principio de “un país, dos sistemas” implementado desde que regresó abajo soberanía de Beijing en 1997. Sin embargo, China impuso una estricta ley de seguridad nacional en Hong Kong este año, generando sobre una represión del gobierno contra los manifestantes.

“La reciente imposición de una legislación draconiana de seguridad nacional en Hong Kong no sólo ha socavado la autonomía de Hong Kong, sino que también ha infringido los derechos de la población de Hong Kong”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

El Departamento del Tesoro añadió que la nueva ley ha permitido a las autoridades de China continental operar con impunidad en Hong Kong, ha impuesto una “educación sobre seguridad nacional” en las escuelas de la región, ha socavado el estado de derecho y ha sentado las bases para censurar a las personas y los establecimientos “considerados poco amistosos” con China.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta