La Liga de Campeones de la Concacaf fue suspendida temporalmente por la pandemia del coronavirus a inicios de marzo, por lo que los encuentros de cuartos de final quedaron pospuestos hasta nuevo aviso. Por ello el organismo busca continuar analizando las posibilidades para continuar con los duelos pendientes.

El torneo se encontraba en su fase de cuartos de final cuando se vio cancelada. Solo tres partidos de ida de esa instancia se pudieron celebrar, mientras que el duelo entre Los Angeles FC y Cruz Azul se canceló, quedando pendientes 11 juegos para conocer al campeón.

A través de un comunicado en su sitio oficial, la confederación menciona haber llegado a un acuerdo entre integrantes y el Consejo de la Concacaf, donde la Liga de Campeones verá su conclusión este año, aunque todavía se desconoce si será en una sola sede.

Concacaf permanece en conversaciones con las ligas, clubes y partes interesadas involucradas y está trabajando en una variedad de opciones, incluida la posibilidad de centralizar los vínculos restantes en una ciudad.

Tras esto, la misma Concacaf se comprometió a culminar la Liga de Campeones de este año para tener un representante en el siguiente Mundial de Clubes, para continuar las actividades previstas para esta temporada.

La Confederación se compromete a concluir la Liga de Campeones de Concacaf 2020 y coronar a un campeón regional. El ganador también se clasificará como representante de Concacaf en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Finalmente, el organismo todavía queda a la espera de las conversaciones con ligas y clubes para llegar a un acuerdo, por lo que mantendrán la información en sus sitios oficiales.

En los juegos de ida de los cuartos de final que sí se alcanzaron a celebrar, América venció por 3-0 al Atlanta United en la cancha del estadio Azteca el pasado 11 de marzo. Ese mismo día, los Tigres vencieron como visitante 1-0 al New York City. Y el otro juego que sí se alcanzó a celebrar fue el de Montreal Impact que perdió 1-2 con el Olimpia de Honduras.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta