Hace ya 50 años que una de las bandas más grandes de la historia de la música anunció su separación. The Beatles puso fin a su hermandad en 1970, dejando tras de sí un montón de rumores y escenas de fuertes peleas que, según algunos de sus fans, habían sido iniciadas por la «intromisión» de Yoko Ono, a quien por años han culpado por la ruptura entre los integrantes de la agrupación.

Sin embargo, la percepción de este episodio en la historia del Cuarteto de Liverpool podría cambiar fácilmente con las recientes declaraciones de uno de los compositores principales de la banda, Sir Paul McCartney, quien, en una reciente entrevista con la revista GQ confesó haber sido él quien rompió relaciones con The Beatles y además, confesó haberlos demandado para preservar su trabajo.

A pesar de sus fuertes declaraciones, McCartney dejó perfectamente en claro las razones por las que el grupo decidió separarse, y que no tuvieron que ver, para nada, con Yoko, sino con él mismo, pues, tras la muerte de Brian Epstein, apareció en sus vidas Allen Klein a quien tres de los cuatro no vieron problema en ocupar para llenar el lugar de su representante, idea que a Paul no le encantó y se negó a firmar contrato con él.

Al reconocer esta diferencia como irreconciliable, Paul y los demás tomaron la decisión de separarse, sin embargo, el compositor sabía que debía hacer algo para proteger el trabajo de toda su vida.

«Supongo que cuando The Beatles se separaron, existía la idea errónea de que todos nos odiábamos, pero fuimos amigos hasta el final», dijo el músico para explicar que, si bien existía amistad, fue necesario demandar a sus compañeros pues sus asesores legales le advirtieron que no podría demandar a Allen Klein.

“Demandar a The Beatles fue horrible. Fueron momentos terribles, bebí demasiado e hice demasiado de todo. Fue una locura, pero sabía que era lo único que podía hacer, porque no había otra manera de preservar el trabajo duro de toda mi vida y podía verlo desaparecer en una nube de humo», explicó McCartney a la citada revista para rematar con un «Era un maldito idiota», refiriéndose a Klein.

Sin embargo, después de aquellos roces, logró recuperar al cien por ciento la amistad con los tres Beatles, e incluso en la actualidad, tiene una buena relación con la viuda de Lennon, Yoko Ono, a quien muchos fans parecen odiar por motivos extraños, pues si bien su constante presencia fue motivo de roces entre los integrantes, no fue el verdadero detonante de sus separación, lo que sabemos, sobre todo, después de las últimas declaraciones de McCartney.

Su relación con John Lennon y la crisis que condujo a ‘How Do You Sleep’

Por su puesto, con una demanda de por medio y la tensión evidente entre Lennon, Harrison y McCartney (con un Starr neutral) durante las grabaciones de su penúltimo álbum, Let It Be, la relación entre los integrantes de la banda fue mala durante algún tiempo, en especial entre John y Paul, quienes, más allá de la separación y en trabajos en solitario, comenzaron a tirarse indirectas de odio.

El más claro ejemplo al respecto, es el de la canción «How Do You Sleep», escrita por Lennon e incluida en su álbum Imagine, en el que claramente hablaba sobre su ex compañero y, además, le decía cosas bastante feas, recriminándole, por su puesto su acción legal y criticando su trabajo.

Las frases «Aquellos freaks tenían razón cuando dijeron que estabas muerto» y «La única cosa que hiciste fue ayer (refiriéndose a la canción «Yesterday»), y desde entonces sólo eres otro día (hablando sobre la canción «Another Day» de Paul como solista)», no dejaban lugar a dudas de que la canción tenía dedicatoria especial para el ex beatle.

En la entrevista con GQ, McCartney también rompió el silencio sobre lo que sintió escuchándola y sus pensamientos al respecto de una canción que concluía asegurando que la música de Paul era sólo melodías de fondo para los oídos de Lennon y peor aún, que aseguraba que McCartney era sólo quien era por tener una «cara bonita», que se le «acabaría en un año o dos» y que entonces, todo el mundo se daría cuenta de que su trabajo era inservible (lo que por cierto, no ha pasado).

«Escuchas las historias desde varios ángulos, y aparentemente entre las personas que estaban en la habitación cuando John escribió eso, estaba Klein. Entonces ves la atmósfera de ‘vamos a buscar a Paul… vamos a joderlo con una buena canción’ y esas cosas. Perp es verdad, bastante doloroso», dijo Paul, quien además, calificó la canción como desagradable pero admitió que entendía el contexto en el que se había hecho.

Sin embargo, a pesar de estos conflictos, Paul aseguró que estaba tranquilo, pues había sido capaz de arreglar sus diferencias con Lennon antes de que éste fuera asesinado en 1980, 10 años después de la separación de The Beatles.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta