Prohibición de alimentos

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Oaxaca rechazó este miércoles la prohibición votada contra alimentos y bebidas, ya que argumenta que dicha decisión afecta a la economía y bienestar de las familias oaxaqueñas.

Con 31 votos a favor el Congreso de Oaxaca aprobó cambios en el artículo 20 bis de la Ley de los Derechos de niñas y niños y adolescentes del Estado, con el fin de prohibir y sancionar, donación, regalo, venta y suministro de bebidas azucaradas y alimentos de otro contenido calórico a menores de edad.

“Resulta indispensable hacer una revisión profunda e integral del dictamen que abra paso a un diálogo con los distintos sectores económicos y sociales de Oaxaca para construir juntos una propuesta que beneficie a la niñez sin afectar la economía”, apuntó la Coparmex.

En la iniciativa se estipula que queda prohibida la distribución, donación, regalo, venta y suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados con alto contenido calórico a menores de edad.

Asimismo, se prohíbe la instalación de máquinas expendedoras de golosinas y refrescos en todo Oaxaca.

Además de que en las escuelas públicas y privadas de educación básica y media superior tampoco se podrá comercializar estas bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico en escuelas

“Es relevante precisar que el Decreto aprobado pretende ir más allá, al limitar la venta de productos como por ejemplo el chocolate oaxaqueño, granolas, yogures, cereales entre otros, en cualquier tiendita, restaurante, taquería, supermercado, etc., condición que no sólo no resolverá el problema de sobrepeso y la obesidad, sino que incentivará el mercado informal e impactará negativamente a las familias de miles de oaxaqueños que dependen de su venta, distribución y comercialización”, alertó la Coparmex.

Agrega que la aprobación de la reforma de Ley generará barreras a la competencia y libre concurrencia, al establecer medidas restrictivas solo a los alimentos envasados, no así a alimentos preparados, a la venta en granel y todo el sector informal.

De acuerdo con datos del Inegi, la medida impactará a 58 mil comercios, en particular misceláneas, abarrotes, loncherías, fondas y taquerías, establecimientos que obtienen el 60 por ciento de sus ingresos de la venta de alimentos y bebidas.

Esta nota originalmente se publicó en El Financiero
Compartir

Dejar respuesta