Al séptimo mes de 2020, los distribuidores tuvieron una caída en las ventas de autos ligeros en 31.3 por ciento con respecto al mismo mes de 2019, y pese a que existe una recuperación del sector, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), tiene una expectativa de disminución del mercado de 26.8 por ciento al cierre del año.

En conferencia de prensa para mostrar los resultados al mes de julio, el director adjunto de la asociación, Guillermo Rosales, dijo que esta estimación de ventas al cierre de año prevé un horizonte de 964 mil 400 unidades, esta perspectiva es ‘halagüeña’ respecto a los 922 mil unidades que tenía prevista la AMDA anteriormente.

Guillermo Rosales explicó que este ajuste es resultado del incremento observado en junio y julio; al haber podido abrir los pisos de venta de los distribuidores en la mayor parte del territorio nacional, pese a que todavía existen restricciones en Veracruz Puebla, Campeche y Colima.

El directivo comentó que el resto del país está operando, aún cuando lo hacen con restricciones de horarios y en el número de personas respecto de la capacidad total de los inmuebles.

«Este ha sido un factor importante para poder recuperar el ritmo y sobre todo, conforme al análisis que hemos realizado, el resultado del mercado interno automotor en el bimestre de junio y julio, tenemos presentes dentro de la oferta muy importantes incentivos en prácticamente en todas las marcas y sus redes de distribución», añadió.

Sin embargo, aunque existe una mejora en los indicadores de las ventas del sector, el panorama de ventas nacionales es todavía bajo por el rezago de la demanda en el trimestre anterior.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta