La pandemia del covid-19 podría agudizar la inseguridad alimentaria, por lo cual se podrían duplicar los niveles de hambre y desnutrición en el país, informó Anabelle Bonvecchio, directora de Políticas y Programas de Nutrición en Instituto Nacional de Salud Pública.

«Según estimaciones recientes del Coneval la población con un salario innferior al costo de la canasta básica va a aumentar para el segundo semestre del año y esto generará un aumento de la población en condición de vulnerabilidad e inseguridad alimentaria», dijo.

Anabelle Bonvecchio destacó que México atraviesa la pandemia del coronavirus en unb contexto en el que más de la mitad de los hogares tiene inseguridades alimentarias de varios.

«Más del 55 por ciento de los hogares a nivel nacional tiene algún tipo de inseguridad alimentaria, es decir, incapacidad de satisfacer sus necesidades de alimentación y esta situación se agrava en las comunidades rurales.

Mencionó que «la niñez mexicana enfrenta el problema de desnutrición crónica, sobre peso y obesidad y según las últimas cifras el 14.2 por ciento de niñas y niños menores de 5 años presentan desnutrición crónica.

«La alimentación adecuada durante los primeros 5 años de vida es crucial para el adecuado crecimiento, desarrollo y salud de los individuos a corto y largo plazo», agregó.

Puntualizó que la situaciones de crisis económicas y financieras llevan a que los grupos más vulnerables cambien su alimentación y aumentan el consumo de alimentos ricos en azúcar, sal y grasas, ya que están ampliamente disponibles y económicos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta