En Chihuahua, un grupo de agricultores y productores aseguraron que la guerra por el agua ya dio inicio y que, de no encontrar un arreglo de manera pacífica con el gobierno federal, puede existir consecuencias catastróficas para las cerca de 20 mil familias que viven de la agricultura en la zona, quienes verían afectadas sus cosechas.

“Ya inició. Antes lo veíamos muy lejano, pero ahorita ya inició. Ya lo estamos viendo nosotros de esa manera. Aquí creemos que se manejan muchos intereses obscuros porque hemos estado percibiendo que no hay una contabilidad exacta de los volúmenes que se están aportando al río Bravo. Eso es muy preocupante. Y más preocupante, que están perdidos alrededor de 360 millones de metros cúbicos de agua que nadie nos ha podido dar información de dónde quedaron” dijo el presidente de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua, Salvador Alcántara.

Sobre el origen de dichos intereses obscuros, Alcántara dijo que desconocen de dónde provienen o a quién obedecen, “pero empezamos a buscar números y nos damos cuenta que no coinciden y cuando solicitamos información, no se nos proporciona; entonces nos hace suponer que ahí hay intereses ocultos. En esta manipulación de la información”.

Por eso dijo que, la rueda de prensa convocada hoy en donde pidieron una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador o con el canciller Marcelo Ebrard, es uno de los últimos llamados pacíficos para darle solución al asunto. “Nos urge, nos urge confrontar ideas, nos urge confrontar información, para demostrar que nos asiste la razón y nos asiste el derecho”.

Lo anterior luego de que en días recientes se registraran hechos violentos en protesta por el trasvase de agua para el cumplimiento del tratado de 1944 con Estados Unidos, en los que los inconformes incendiaron y vandalizaron oficinas de Conagua, del SAT y del gobierno del estado y que culminó en conato de enfrentamiento con la Guardia Nacional.

“Esto es muy desesperante para nosotros, porque día a día vemos que se está escapando el agua y no tenemos una respuesta de cómo hacerle… Son muchas comunidades que viven a los márgenes de los ríos y prácticamente ya están sufriendo por lo más básico que es el agua para uso doméstico. Todo esto va a provocar una migración a las ciudades y van a engrosar los cinturones de miseria de las mismas. Esas gentes (SIC) lo único que saben es hacer producir la tierra, no saben enfrentar el monstro que son las grandes ciudades”, detalló.

Los agricultores están preocupados de que la extracción de agua que lleva a cabo el gobierno federal para cumplir con el tratado internacional arruine sus cosechas, ya iniciadas y que tienen riegos programados durante las siguientes semanas, por lo que piden esperar hasta el 24 de octubre como se establece en el propio tratado. Piden además que los acuerdos del tratado se manejen con transparencia, rendición de cuentas y de una manera que garantice la vida.

“Si nos siguen quitando el agua no lograremos cumplir con el ciclo de riego (…) El tratado lo establece, denos tiempo hasta el 24 de octubre, sigamos con el tratado” insistió Martín Parga, representante legal de las unidades de riego del centro-sur de Chihuahua.

De acuerdo con los agricultores el punto crítico de no retorno para la producción agrícola sería dentro de cuarenta días cuando estiman que, de continuar el vaciado de agua de las presas locales, se quedarían sin el liquido suficiente para alimentar sus cosechas.

“Nos tiene altamente preocupados, lo que va a pasar, nos van a dejar sin agua y de todos modos México no va a poder cubrir su cuota hacia el tratado. Esos son los números que queremos discutir. Y que está pasando con la presencia militar extrema que tienen estás presas, que siempre han sido presas de trabajo, de paz, de descanso” abundo Parga al respecto.

El representante legal de las unidades de riego, sostuvo que las autoridades federales han caído en contradicciones, luego de que les han dicho que para el próximo 1 de noviembre habrá agua suficiente para el ciclo 2021. Alcanzándose niveles de mil 911 millones de metros cúbicos de agua. “Que por eso podemos pagar, porque va a llover, pero también aclaran que no va a llover».

La preocupación que existe entre los agricultores es que las presas que forman la columna vertebral de la agricultura en Chihuahua, es decir, El Granero, Las Vírgenes, de la Boquilla y Rosetilla se queden sin agua, luego de que, desde su perspectiva, las autoridades encabezadas por la Comisión Nacional del Agua no están calculando las pérdidas por evaporación y por infiltración para conducir dichos volúmenes.

“Si no llegase a llover en esas tres presas (El Granero, Las Vírgenes y de la Boquilla) nada más van a quedar 464 millones, no mil 911 millones, vean la diferencia. Con 464 millones la columna vertebral de la agricultura de Chihuahua no riega (…) Lo único que pretendemos, señor presidente (Andrés Manuel López Obrador), por favor, secretario (Marcelo) Ebrard, queremos ver los números. Y si va a llover, con todo respeto, para obtener este almacenamiento de mil 911 millones, que nos lo garanticen”, dijo Parga.

De acuerdo con los agricultores, en el estado la época de lluvias va de julio a septiembre. Se cosechan principalmente nuez, cacahuate, alfalfa, maíz, chile y hortalizas como la cebolla, tomate, camote, melón y sandía que sirven, principalmente, para el consumo nacional.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta