El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) representa para las empresas mexicanas una oportunidad para competir en el extranjero, en especial, en el canal de comercio electrónico (e-commerce), dijo Juan Fernando Vélez, country manager de BlackSip.

En conferencia, el directivo de la compañía especializada en el sector expuso que existe una sensación de preocupación por la entrada de competidores extranjeros con mayor capacidad, oferta diferenciada que perjudica a los jugadores nacionales.

“Hay que ver que del otro lado nosotros también podemos hacer comercio hacia afuera y podemos competir de una manera muy atractiva en esos otros mercados, que es el otro lado de la moneda”, expuso.

El acuerdo trilateral contempla el ajuste de montos en productos de paquetería o de tiendas en línea (minimis). En este tenor, los productos de origen estadunidense, hasta por un valor de 50 dólares, quedarán libres de aranceles e IVA; los productos duty free serán hasta por 117 dólares. En el caso de productos canadienses asciende a 150 dólares.

El country manager señaló que los pequeños jugadores tendrán que empezar a diferenciarse para poder competir en este ecosistema.

“Es un reto. Nos falta mucho, sobre todo a las MiPymes el poder encontrar los mecanismos para sortear el tema digital, pero es una gran oportunidad desde el punto de vista económico para México”, finalizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta