NUEVO LEÓN

Un avance del 60 por ciento llevaba hasta antier el rescate de la imagen de acero, de 12 metros de altura, de la Virgen de Guadalupe, que durante 10 años estuvo enterrada en el lecho del Río Santa Catarina.

Cuadrillas de trabajadores de la secretaría de Servicios Públicos de Monterrey, mantienen las labores día y noche, solo con el apoyo de palas y una bomba hidráulica, para retirar el agua estancada.

Sin embargo, ayer también se utilizó una retroexcavadora para abrirle el paso a una parte del agua, y para retirar las piedras y el lodo que ya se ha extraído de la zona.

La semana pasada, tras el paso de la tormenta Hanna, la creciente del río dejó al descubierto una parte de la estructura que de 1990 al 2010 se ubicaba junto a una cruz en el lugar donde el extinto Papa Juan Pablo II, dio una misa en su última visita a Monterrey.

Con el paso del huracán Alex el primero de julio de 2010, la imagen cayó de su pedestal y quedó sepultada hasta que el pasado día 26 de julio, Hanna la destapó.

Por instrucciones del alcalde Adrián de la Garza Santos, la imagen está siendo extraída por trabajadores de la dependencia municipal, extremando precauciones para no dañarla, a fin de que pueda ser rehabilitada, y que la Iglesia católica de la ciudad, determine dónde instalarla nuevamente.

En total, unos ocho trabajadores siguen maniobrando para intentar sacar a la Virgen, que estiman tardará al menos unos tres días más.

Ayer mismo, con el propósito de lograr la sustracción de la figura con una grúa posicionada desde los carriles de Constitución, se midió la distancia de la figura al talud norte del río, la cual es de aproximadamente 60 metros.

Pese a que el agua ha sido un obstáculo para sacar a la Virgen, esta ha sido una atracción para los visitantes, que incluso han llegado a mojar su rostro con el agua que cubre a la figura.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta