Un grupo de científicos mexicanos, encabezados por Salvador Curiel Ramírez, investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM, lograron la detección de un planeta fuera del sistema solar, también conocido como exoplaneta, utilizando ondas de radio.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) difundió que el cuerpo celeste denominado TVLM513b, es un gigante gaseoso de tipo Saturno, que gira en torno a una estrella enana en un periodo de 221 días, y que su masa es aproximadamente 38 por ciento la de Júpiter.

Por el momento, los expertos no han logrado medirlo, pero consideran que no es un planeta rocoso. Existe la posibilidad de que tenga un núcleo de hierro u otros materiales, como Saturno y Júpiter, pero la parte externa es gaseosa, detalló la Universidad.

Gracias al hallazgo, los científicos mexicanos publicaron un artículo en la revista The Astronomical Journal, donde detallaron los resultados de su investigación.

“Es un proyecto que iniciamos hace años para buscar exoplanetas. Como soy radioastrónomo, pensé en usar observaciones de radio y busqué fuentes donde hubiera posibilidades de encontrar planetas. Hallé varias y me centré en ésta, con señales de que podría haber algo girando alrededor de la estrella”, explicó Curiel Ramírez.

Los científicos utilizaron el Very Long Baseline Array (VLBA), un sistema de diez radiotelescopios operados de forma remota en Socorro, Nuevo México.

“Nos dieron muchas horas de observación, porque cada vez que observábamos la señal se mantenía ahí”, abundó.

De acuerdo con los científicos, la detección se logró utilizando la técnica de astrometría absoluta, que mide la posición de las estrellas con muy alta precisión.

“Con astrometría se puede seguir el movimiento de las estrellas en el cielo y se usa para medir la distancia hacia ellas. Es un método muy preciso, pero si la estrella tiene planetas que giran a su alrededor, hacen que se mueva de manera oscilatoria alrededor del centro de masa», indicó Curiel Ramírez.

El hallazgo del exoplaneta combina dos descubrimientos: el del nuevo objeto celeste y la novedad de la técnica utilizada para encontrarlo.

“Es el primero, no hay duda de que está ahí, aunque se tiene que confirmar, por ejemplo, con la sonda espacial Gaia (de la Agencia Espacial Europea)”, dijo.

Curiel Ramírez y sus colaboradores sospechan de la existencia de un segundo planeta, por lo que seguirán realizando más observaciones con el radiotelescopio y en los próximos dos años se confirmará.

Es importante la detección con astrometría absoluta, porque se cree que hay miles de planetas. “Esta técnica es susceptible a los que son del tipo de Júpiter, alejados de la estrella”, manifestó.

El universitario aclaró que los planetas no emiten mucha radiación y su emisión es muy leve, por lo que son difíciles de ver directamente.

“La mayoría de las técnicas son indirectas, lo que se estudia es la estrella y de ahí se infiere la presencia del planeta, que realmente no vemos, sino el efecto que tiene sobre la estrella” agregó.

Con otros procedimientos, como la velocidad radial, se mide la aceleración de la estrella debido al jalón gravitacional del planeta, y en caso de la técnica de tránsito, el paso del planeta frente a ese cuerpo celeste bloquea parte de la emisión de ésta y por eso disminuye su luz, explicó el investigador.

Los radioastrónomos también estudian otras fuentes donde sospechan que hay más planetas. “En el transcurso de los próximos dos o tres años esperamos publicar el descubrimiento de varios exoplanetas”, finalizó Curiel Ramírez.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta