El Ministerio de Salud de Italia y el Instituto Nacional de Estadísticas indicaron que 1.5 millones de personas, el 2.5 por ciento, en el país se les detectaron anticuerpos contra el coronavirus de acuerdo con diversas pruebas realizadas por las autoridades.

Sin embargo, los funcionarios señalaron que las enormes variaciones geográficas en los resultados confirmaron queuna cuarentena nacional fue “absolutamente crucial” para prevenir que el sur del país se viera tan afectado como el norte.

El Ministerio de Salud y la agencia nacional de estadísticas basaron sus valoraciones en pruebas realizadas entre el 25 de mayo y el 15 de julio en una muestra de casi 65 mil italianos seleccionados según su ubicación, edad y tipo de trabajo.

El gobierno realizó las pruebas para comprender qué tanto circuló el virus en el primer país de Occidente en verse abrumado por el covid-19, dado que la mayoría de los casos confirmados y muertes ocurrieron en el norte de Italia.

El muestreo indicó que un millón 482 mil italianos a nivel nacional estuvieron en contacto con el virus y desarrollaron una respuesta inmunológica a él, seis veces más que el número de casos confirmados reportados en Italia, dijo Linda Laura Sabbadini, una de las directoras del Instituto Nacional de Estadística de Italia (ISTAT).

Sin embargo, hubo grandes discrepancias geográficas. Aproximadamente 7.5 por ciento de los residentes de la región de Lombardía tenían anticuerpos para el virus comparado con 1.9 por ciento de sus vecinos en Véneto.

Dentro de Lombardía, también surgieron grandes diferencias entre provincias: aproximadamente 24 por ciento de los residentes de Bérgamo desarrollaron anticuerpos, pero sólo 5.1 por ciento de los residentes lo hicieron en la cercana provincia de Pavía.

Las variaciones fueron incluso más notables al compararse con el sur de Italia. Sólo 0.3 por ciento de los residentes de Sicilia estuvieron en contacto con el virus, y en otras seis provincias en el sur, menos de uno por ciento de los residentes tenían anticuerpos para el virus.

El doctor Franco Locatelli, un asesor clave del gobierno sobre la pandemia, dijo que la variabilidad geográfica en los resultados muestra que la cuarentena de tres meses a nivel nacional fue “absolutamente crucial para evitar que el centro y sur de Italia tuvieran la misma ola epidemiológica que golpeó al norte”.

La cuarentena de Italia fue una de las más severas en Europa, al sólo permitir que los residentes salieran para trabajos esenciales, citas médicas u otras necesidades, como comprar víveres. El objetivo era evitar abrumar al sistema de atención médica en el sur, como ocurrió en la próspera Lombardía. Puntos de revisión policial, multas y monitoreo de datos de teléfonos celulares se utilizaron para enfatizar a los italianos la necesidad de quedarse en casa.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta