Citando un deterioro en las finanzas públicas del país y la ausencia de un plan de consolidación fiscal creíble, la agencia de calificación de riesgo Fith rebajo el panorama para la nota de Estados Unidos a «negativo» desde «estable».

Altos déficits fiscales y de deuda que ya aumentaban antes de la crisis del coronavirus han comenzado a erosionar la tradicional fortaleza crediticia de Estados Unidos, dijo la agencia, que mantuvo la calificación del país en «AAA».

«Hay un creciente riesgo de que las autoridades de Estados Unidos no consoliden las finanzas públicas lo suficiente como para estabilizar la deuda pública después de que haya pasado el choque de la pandemia«, aseguró Fitch en un comunicado.

Estados Unidos contaba con la mayor deuda pública de cualquier soberano con calificación «AAA» hacia el ingreso a la crisis del virus, según Fitch, que agregó que espera que la deuda general del gobierno supere el 130% de su Producto Interno Bruto para 2021.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta