La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) rechazó los señalamientos en el sentido de que no se ha avanzado en un tramo del Ferrocarril Transísmico porque se tiene pendiente la liberación de la Manifestación de Impacto Ambiental. “La dependencia está comprometida  con los proyectos nacionales establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo, dentro de la normatividad de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental”, señaló la dependencia en un comunicado.

Al informar de los avances en el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec al presidente Andrés Manuel López Obrador, el director general del  proyecto, Rafael Marín Mollinedo, destacó que al menos en tres tramos de rehabilitación de la obra no se ha avanzado debido a que no cuentan con la manifestación de la liberación de impacto ambiental.

Al respecto, la Semarnat dijo que desde el 21 de mayo pasado, esa Secretaría resolvió favorablemente la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por el Ferrocarril del Transístmico, con condicionantes que deben presentarse en forma previa al inicio de obras.

La Secretaría permanece atenta, desde hace 46 días hábiles, a la recepción de los documentos de la empresa, para la comprobación del cumplimiento de las condiciones dictadas para el inicio de las obras del proyecto del Corredor Transístmico.

El día 17 de enero de 2020 la empresa Ferrocarril del Transístmico (FIT) presentó para su aprobación la Manifestación de Impacto Ambiental ““Modernización y Rehabilitación de la Vía Férrea del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, con una meta de 132.824 km en los Estados de Oaxaca y Veracruz”, de acuerdo a la normatividad vigente.

El 21 de mayo de 2020, Medio Ambiente resolvió favorablemente la Manifestación de Impacto Ambiental” (MIA) y  estableció un conjunto de condiciones previas al inicio de la obra referida a la presentación de propuestas y programas para la protección de la flora, la fauna, el aseguramiento de los cuerpos de agua, la atención a la contaminación y a la reforestación.

A la fecha, 28 de julio, la Secretaría de Ambiente está en espera de los documentos de respuesta a esas condiciones.

Cabe destacar que previo a la resolución favorable de esta MIA, la Secretaría autorizó una “exención de presentación de MIA”, que le permitió el inicio de las obras en un tramo determinado.

El 19 de diciembre de 2019, la Secretaría dio luz verde a una solicitud de “exención de presentación de la Manifestación de Impacto Ambiental” (MIA) para el tramo 1, ubicado entre Tolosita y Salina Cruz, Oaxaca, figura considerada en la Ley de referencia para aquellas situaciones en las que se determine que no habrá afectación medioambiental por el proyecto a desarrollar.

La exención fue aprobada el 20 de diciembre de 2019, por tratarse de obras y actividades de rehabilitación de una vía férrea existente en operación, que no requirió de cambio de uso de suelo de áreas forestales, por lo que no afectará la calidad de ningún cuerpo de agua, ni especies de flora o fauna listadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010. No se ocasionarán desequilibrios ecológicos, ni se rebasarán los límites y condiciones establecidas en las disposiciones jurídicas relativas a la protección al ambiente y a la preservación y restauración de los ecosistemas.

La Secretaría está comprometida con los proyectos nacionales prioritarios como parte del gobierno de la Cuarta Transformación, aplicando la normatividad vigente que busca asegurar el equilibrio ecológico y la protección del ambiente en el país.

En su reciente visita al Istmo de Tehuantepec, en el evento «Supervisión de la rehabilitación de la vía del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec» Rafael Marín Mollinedo le informó al  Presidente López Obrador de los retrasos que registra el proyecto, particularmente en los tramos que van de Medias Aguas a Ubero, de Ubero a Mogoñé y de Mogoñé a La Mata.

«Tenemos ahí desde Medías Aguas hasta Salina Cruz, están los 5 contratos, los 5 consorcios que ganaron la licitación, tenemos el tramo Medias Aguas – Ubero, por la empresa Urales y la Regiomontana, con 44 kilómetros. No llevan avance porque ahí tenemos pendiente la liberación de la Manifestación de Impacto Ambiental.

«El tramo Ubero – Mogoñé, son tres empresas, Caltia Peninsular Ferropartes. Son 50 km y tampoco tienen avance.

Así informó desde Ixtepec, Oaxaca, Marín Mollinedo, quien informó al Presidente  que solo los tramos que van de La Mata a Colonia el Jordán, cuenta con un supuesto avance de 8 kilómetros, el resto del proyecto no cuenta con avance debido a la falta de impacto ambiental.

«Mogoñé – La Mata que fueron los que vimos la vez pasada allá en Medias Aguas, 44 km, y tampoco llevan avance. Y La Mata – Colonia El Jordan, que fue el tramo que recorrimos ahorita, es la empresa Comsa y Diamante, son 33 km; avance son 5 km, pero ahorita nos estaba diciendo el gerente de una de las empresas que ya son 8 km los que llevan avanzados».

Dicho proyecto para este año tendrá una inversión de tres mil 113 millones de pesos de inversión, de los cuales ya se anticiparon 620 millones.

En la presentación de avances de obra Marín Mollinedo señaló que entre los motivos del atraso está la falta del estudio de impacto ambiental, faltan realizar trámites ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT),  la pandemia de COVID-19, la consulta indígena, así como como permisos ante la Conagua.

Sin embargo, Rafael Marín proyectó que en el mes de agosto inicie la ejecución de obra. El periodo estimado de ejecución de las obras es de 12 meses, del 21 de abril de este año al 20 de abril de 2021. Hasta el momento, estos trabajos han creado 800 empleos directos y  mil 199 puestos de trabajo indirectos.

El Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec tiene pensado conectar las administraciones de portuarias de Coatzacoalcos, en Veracruz, con el puerto de Salina Cruz, en Oaxaca, y se ha impulsado como uno de los principales proyectos de la administración de López Obrador.

TDG/WLT

 

Compartir

Dejar respuesta