Felipe Calderón, quien gobernó México de 2006 a 2012 y busca el registro de su partido, México Libre, propuso a líderes latinoamericanos la “rebelión armada” en Venezuela, pero también planteó analizar esa vía en otros países, como el nuestro, que “van en ese camino de sufrimiento” del populismo. En tanto, López Obrador dijo en “La Mañanera” que no va a engancharse, porque “hay de parte de nuestros adversarios, los conservadores, mucho nerviosismo”.

Durante un foro virtual con dirigentes de partidos de derecha de Venezuela, Argentina y Bolivia, Calderón propuso una “acción conjunta para detener la pandemia del populismo”, como en México, a cuyo presidente, Andrés Manuel López Obrador, descalificó: “Ni tiene capacidad, ni está en sus cabales para gobernar”.

La convocatoria a la rebelión armada de Calderón se produce mientras su estratega de seguridad en su gobierno, Genaro García Luna, se encuentra preso en Estados Unidos por narcotráfico, y este mismo jueves también se procedió en ese país contra los jefes policiacos Luis Cárdenas Palomino y Eduardo Pequeño García.

De acuerdo con el video del foro virtual, Calderón planteó para Venezuela continuar con las acciones políticas por todas las vías para derrotar al régimen de Nicolás Maduro, pero aconsejó analizar también la vía armada.

“Esas vías tienen que incluir la movilización, la participación pública, el diálogo, el llamado a la solidaridad internacional, la fuerza e incluso la posibilidad siempre abierta, pero, caray, pragmáticamente, honestamente, analicémosla, de rebelión armada”, subrayó.

Y enseguida añadió: “Yo exhortaría, sé que muchos de la audiencia no están de acuerdo conmigo, pero Venezuela ha sufrido tanto y nuestros países van aceleradamente en ese camino de sufrimiento que nosotros tenemos la responsabilidad de pensar, con los pies en la tierra, el corazón ardiente, pero la cabeza bien fría, acerca de lo que tenemos que hacer”.

En el foro virtual participaron Andrés Pastrana y Jorge Quiroga, expresidentes de Colombia; Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas, Venezuela, y Patricia Bullrich, del partido Propuesta Republicana de Argentina.

Calderón incluyó a México entre los países que padecen “el mismo proceso de desmantelamiento del régimen democrático”. Se ufanó de haber luchado durante décadas contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y puntualizó que “la insurrección armada de rebelarse contra el dictador” es correcta.

“Por supuesto a mí me emociona y me exhalta, después de luchar contra la dictadura, la dictablanda. Aquí entre nos, ¿esta es la vía para Venezuela? ¿Se puede armar, hay posibilidades de que prospere y cómo se le va a hacer?… Las elecciones son una farsa… Me resisto a creer que se pueda descartar… Nada puede descartarse de antemano en el diseño de una estrategia”, soltó el expanista.

MINIMIZA LLAMADO

La consideración del expresidente Felipe Calderón, sobre la vía armada para derrocar gobiernos, incluyendo el caso de México, fue declinado por Andrés Manuel López Obrador con una cita del viejo comic mexicano:

“Como diría Kalimán: serenidad y paciencia”.

Ayer, Apro dio a conocer que Calderón llamó a la vía armada en diferentes países, México incluido, para deponer lo que consideró populismo, durante un foro virtual internacional de partidos de derechas.

Cuestionado al respecto hoy, en su conferencia de prensa matutina, el presidente López Obrador dijo:

“No voy a engancharme en debate o confrontación. Hay de parte de nuestros adversarios, los conservadores, mucho nerviosismo… también utilizando un dicho de mi pueblo… por algo será”.

El mandatario dijo que prefería no caer en una provocación aunque, agregó, “cada quien es responsable de sus actos”.

López Obrador fue insistente en afirmar que goza de respaldo social y que, por su parte, garantiza la libre manifestación de las ideas, el derecho a disentir y las libertades, para luego considerar:

“La gente pone a cada quien en su sitio”.

Esta nota originalmente se publicó en Proceso

 

Compartir

Dejar respuesta