Miguel Herrera, entrenador de América no huye a los compromisos, sabe que en su sitio no valen las coartadas, que el banquillo de las Águilas tienen muchas demandas y estas se mantienen semana a semana sin importar las circunstancias adversas. Este sábado el cuadro de Coapa recibe a Xolos de Tijuana en la cancha de CU, tiene pinta de ser un juego oficial en campo neutral, pero el Piojo asume la responsabilidad de que en la competencia oficial se tienen que entregar resultados.

“Al América se le exige siempre jugar bonito porque si no se le exigiera la gente no estaría pidiendo más goles; el equipo está tratando cada día más de mejorar y que se vea más ofensivo. Nuestra liga es muy pareja, por más que se vean planteles distintos, trataremos de jugar cada día mejor trataremos de que el equipo sea contundente y trabajaremos para eso. Importan las dos cosas (jugar bien y ganar) sin duda alguna queremos jugar bien al futbol, queremos que a la gente le agrada el equipo y ahora mucho más porque no están en los estadios están en sus televisiones y tenemos que mantenerlos prendidos en nuestra pantalla”, dijo Miguel en la previa del duelo contra Xolos.

Respecto a esa situación de tener que jugar dos partidos en un campo que no es el propio, el Piojo se mostró comprensivo, resaltó que se da porque la pandemia también frenó las obras y es otra condición a la que debe adaptarse hoy en día.

“Jugar en una cancha que nos es la nuestra, estamos conscientes que están arreglando nuestra estadio, pero regresaremos a un estadio que trata de ser cada día mejor, más moderno para ofrecerle mejores cosas a la afición y a los clubes que vienen. Puedo decirte que sí me abruma y qué ganó con eso, nada, lo que tengo que hacer es trabajar, no puedo poner ningún pretexto, en este equipo no existen los pretextos. Tengo que seguir trabajando para conseguir el resultado porque así lo exige esta institución, porque así lo exige nuestra afición. No ponemos ningún pretexto y conscientes de en dónde estamos, a trabajar y no hay pretextos”, dijo.

Para el juego de este sábado, Miguel no podrá contar con cinco jugadores: Emanuel Aguilera y Andrés Ibargüen, quienes salieron lesionados del juego con Pachuca, el central argentino ya no presenta dolor en la rodilla izquierda, pero no trabajó al parejo en la semana y se le dará descanso para que se recupere al cien por ciento. Mientras el volante colombiano estará de baja entre dos y cuatro semanas.

Además, Giovani dos Santos y Leonardo Suárez sigue con molestias musculares, por lo que tampoco serán considerados, ya que prefieren irlos llevando de a poco y que después tengan un periodo más largo de lesión. Y el último es Santiago Cáseres, quien fue expulsado en el juego contra Pachuca.

El Piojo solo tiene una duda para el cotejo contra Xolos; Alonso Escoboza o Jesús Antonio López. El resto del equipo será: Guillermo Ochoa, Jorge Sánchez, Bruno Valdez, Sebastián Cáceres, Luis Reyes, Rubén González, Richard Sánchez, Sebastián Córdova, Roger Martínez y Federico Viñas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta