Para la empresa brasileña Odebrecht, México fue una fuente de ganancias millonarias “gracias a la corrupción”, ya que mientras al ex director de Pemex, Emilio Lozoya le pagó 10.5 millones de dólares en sobornos, la constructora obtuvo beneficios económicos de 39 millones de dólares por los contratos que recibió en el país.

En la audiencia contra el ex funcionario mexicano señalado en el caso de corrupción internacional, la Fiscalía General de la República (FGR) detalló que su representante en Washington recibió información de directivos de Odebrecht(testigos protegidos) que indicaron que la empresa brasileña destinó 431 millones de dólares para sobornos de funcionarios, partidos políticos y representantes de países africanos y latinoamericanos que garantizaban negocios con la empresa.

“Los testigos protegidos detallan que de 2011 a 2014, en México se entregaron sobornos por 10.5 millones de dólares para asegurar contratos y negocios para la empresa brasileña”, indicó el fiscal.

Luego de escuchar las acusaciones en su contra por los delitos de cohecho, asociación delictuosa y lavado de dinero, Lozoya insistió en que no es culpable de los delitos que se le imputan y por primera vez se refirió al criterio de oportunidad u otra figura que negocia con la Fiscalía y que lo beneficie penalmente.

Durante la diligencia se indicó que, en varias ocasiones, Lozoya agradeció a Luisde Meneses Weyll, ex director de Odebrecht México, el apoyo de la empresa brasileña a la campaña de Enrique Peña Nieto.

Detallaron que Odebrecht realizó un pago de 4 millones de dólares durante la campaña en 2012, y de 6 millones de dólares cuando Lozoya ya era director de Pemex.

De Meneses, dijo la FGR, diseño planes irregulares con Lozoya, quien le aseguró “conocer a la perfección a varios empresarios” con quienes pretendía aumentar sus acciones junto con la empresa brasileña. Lozoya le prometió a De Meneses Weyll contratos de obra pública si el PRI ganaba la presidencia.

Después de una audiencia de más de 11 horas, se determinó la vinculación a proceso y que la FGR mantenga la vigilancia sin que Lozoya pise la cárcel.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México
Compartir

Dejar respuesta