Luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que la economía mexicana se contrajo 18.9 por ciento en el segundo trimestre del año, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), afirmó que sin medidas de apoyo a los sectores productivos la caída se recrudecerá.

El presidente del organismo, José Manuel López Campos, consideró apremiante impulsar los sectores productivos del país para contrarrestar la disminución del Producto Interno Bruto (PIB), ya que no hacerlo las consecuencias podrían ser mayores para los siguientes meses.

“Esa disminución, es un retroceso muy profundo, que no se tenía hace muchos años, siendo éste el quinto trimestre consecutivo con decrecimiento del PIB nacional. De no asumir cada sector su compromiso y actuar con una estrategia de gran alcance, la situación económica del país se recrudecerá en los próximos meses”, aseveró.

Expuso que se requiere de mayor inversión tanto nacional como extranjera, para la generación de fuentes de trabajo que ayuden a contrarrestar los más de 1.5 millones de empleos formales que ya se perdieron por la pandemia.

Indicó que el coronavirus ocasionó inactividad, mismo que provocó una caída drástica del empleo, cierre de empresas y disminución de las exportaciones, “lo cual ha llevado al país a una afectación de la economía, que podría tardar años en recuperarse totalmente”.

López Campos señaló que a pesar de que la pandemia paralizó la productividad del país, la gran mayoría de las empresas tomó la responsabilidad de mantener su planta productiva, sin embargo debido a que muchas se consideraron no esenciales todavía no operan.

“La decisión de muchos empresarios de no continuar sus operaciones se debe a que ya no cuentan con recursos para la reactivación de sus negocios, ya que tenían compromisos financieros, pagos de renta, fiscales, además de sostener la nómina sin percibir los ingresos que tenían antes del covid-19”, apuntó.

Resaltó que el cierre de negocios está provocando pérdidas de empleo, mismos que a su vez, impacta en el consumo interno y ocasionará que muchas familias ya no puedan adquirir ni la canasta básica para subsistir.

“El coronavirus empezó siendo un problema sanitario, que ya es también económico, y si no se toman medidas urgentes se convertirá en social”, destacó el representante del organismo que pertenece al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta