Este jueves, el Banco de México (Banxico) anunció ajustes en el programa de apoyo que dio a conocer el pasado 21 de abril, para que las instituciones bancarias puedan canalizar crédito a micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) y a personas físicas que han sido afectadas por la pandemia del coronavirus SARS CoV-2.

Lo anterior, «con el fin de fortalecer dichos canales de otorgamiento de crédito y crear mejores condiciones para que los intermediarios financieros puedan proveer financiamiento a la economía, en particular, el destinado a las micro, pequeñas y medianas empresas, así como a los hogares que han visto una reducción de sus fuentes de ingreso durante la pandemia», indicó.

En un comunicado, el banco central detalló que extenderá tres meses el plazo para que las Instituciones dispongan de los recursos derivados de estas facilidades del programa de apoyo para que otorguen los créditos a las MiPymes.

Además, permitir que las instituciones dispongan del monto total asignado mediante ministraciones parciales en las semanas que soliciten, a fin de que puedan colocar los recursos de dichas ministraciones en los créditos respectivos durante los próximos 20 días hábiles a cada ministración.

En ese sentido, las instituciones bancarias participantes podrán realizar operaciones de arrendamiento y factoraje financieros con las MiPymes, además del otorgamiento del créditos, con los recursos derivados de las facilidades que otorgó el Banxico en abril.

Esto obedece a que las Instituciones ofrecen estas operaciones a las mipymes como vehículo de financiamiento utilizado ampliamente para satisfacer sus necesidades de capital fijo y de trabajo.

Asimisimo, las instituciones bancarias podrán otorgar parte de los recursos a créditos hipotecarios y de auto a personas físicas y en ayudar a la recuperación de la industria automotriz y de vivienda.

«Esto tiene como objetivo ampliar los apoyos a dichas personas, al tiempo de coadyuvar a la recuperación de las industrias automotriz y de vivienda y construcción, así como a todas las cadenas de valor y empleos que dependen de dichas industrias», indicó.

Asimismo, las instituciones podrán aceptar esquemas de fideicomisos en los que se afecten los derechos correspondientes a portafolios de créditos hipotecarios, como garantías para los financiamientos que el Banco de México les otorgue.

Esto permitirá acceder a los recursos de esta facilidad a aquellas instituciones que no cuenten con una cartera de créditos a empresas que emitan deuda bursátil, conforme a lo requerido actualmente, pero que sí originen créditos hipotecarios, los cuales se podrán ofrecer en garantía para respaldar adecuadamente el pago de los financiamientos otorgados a las instituciones.

Por último, se incluirá entre los plazos del financiamiento de las facilidades las opciones 12, 24 y 36 meses, a elegir por la Institución solicitante.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta