Luego de la condena generalizada por agresión contra reporteros consumado por un supuesto grupo de choque de funerarias privadas, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) dictó medidas cautelares a favor de los comunicadores Othón García Díaz y Ernesto Rojas Ayuzo, por la agresión cometida en su contra la tarde de este martes.

El titular de la DDHPO, Bernardo Rodríguez Alamilla, en un comunicado, condenó los hechos de violencia e informó que el organismo inició un Cuaderno de Antecedentes con el fin de investigar las circunstancias de lo ocurrido, solicitar información a la Fiscalía General del Estado sobre la carpeta de investigación, así como medidas de protección para los periodistas.

El titular de la DDHPO sostuvo que los ataques contra los comunicadores perjudican a la población en su conjunto, debido a que el ejercicio periodístico juega un papel fundamental en la construcción de una sociedad democrática.

“La garantía del derecho a la información permite el ejercicio de otros derechos, convirtiéndose en un derecho llave”, mencionó.

Tan solo en lo que va de la actual contingencia sanitaria por Covid-19 (23 de marzo a la fecha), la Defensoría de los Derechos Humanos ha iniciado 10 procedimientos –entre quejas y cuadernos de antecedentes– por ataques contra periodistas, lo que indica el grado de vulnerabilidad de los periodistas.

Rodríguez Alamilla advirtió que la contingencia sanitaria ha provocado que los comunicadores se encuentren en mayor riesgo, debido a su exposición pública, las coberturas informativas en sitios de alto riesgo de contagio de la enfermedad, y la disminución de la vigilancia por parte de autoridades de seguridad.

En este sentido, resaltó la necesidad de garantizar el derecho a la justicia para los periodistas Othón García Díaz y Ernesto Rojas Ayuzo, así como para todos los casos que se encuentran en investigación, debido a que la impunidad es un incentivo para la repetición de tales hechos.

La tarde del martes, Ernesto Rojas Ayuzo y Othón García Díaz fueron agredidos por supuesto grupo de choque de una organización privada de funerarias cuando estos últimos bloqueaban calles del centro para denunciar acoso e intimidación ciudadana por tratar cadáveres con Covid-19.

TDG / WLT
Compartir

Dejar respuesta