BANGKOK.

La población de tigres salvajes en Tailandia está aumentando lentamente pero la especie sigue en peligro de extinción, indicaron hoy varias asociacionescoincidiendo con el día mundial de este felino.

En el mundo solo quedan menos de 4 mil tigres salvajes frente a los 100 mil que había hace cien años, consecuencia de la deforestación y la caza furtiva.

Sin embargo unas imágenes grabadas recientemente en el oeste de Tailandia revelaron la existencia de varios tigres que no estaban registrados.

«El número de tigres empieza a aumentar en el país», dijo John Goodrich, de la ONG Panthera.

«Tailandia intensificó sus esfuerzos de conservación en la última década y ahora pensamos que tiene hasta 200 tigres», añadió.

Los guardias forestales supervisarán si estos felinos se instalan a largo plazo en esta zona.

«Si vuelven al bosque, esto significa que el ecosistema se restablece, lo que es bueno para toda la fauna», dijo Eileen Larney, representante para Taliandia de la sociedad zoológica de Londres.

Pese a ello los tigres siguen están bajo amenaza de extinción, en particular en el sureste de Asia, donde los matan por su piel y partes de su cuerpo se venden en China y Vietnam para usarlas en medicina tradicional.

En Camboya, Laos y Vietnam los tigres han desaparecido por completo y en Birmania solo quedan 23 en estado salvaje.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior
Compartir

Dejar respuesta