Universal, uno de los cinco estudios más grandes de Hollywood, logró un acuerdo con AMC, la mayor cadena de cines estadunidense, para reducir los derechos de exclusividad a películas en el operador de salas.

Este acuerdo contempla que AMC sólo tendrá 17 días de exclusividad para presentar películas del Universal Entertainment Filmes Group (UEFG), previo a que este último pueda ofertarlo a servicios de streaming, entre otros.

Con ello se pone fin a un trato entre Universal, de Comcast Corp., y AMC, que tenía hasta 90 días de derechos de exclusividad para nuevas películas en los cines.

“AMC adopta con entusiasmo este nuevo modelo de la industria porque participamos en la totalidad de la economía de la nueva estructura y porque el video premium bajo demanda crea el potencial agregado para una mayor rentabilidad del estudio de cine”, expuso Adam Aron, director ejecutivo de la cadena.

Este trato se da en un contexto complicado para el sector de entretenimiento y en especial para las exhibidoras de cine, que han reportado pérdidas importantes ante las medidas de confinamiento por la pandemia del coronavirus SARS CoV-2.

A inicios de junio, AMC Holding Entertainment estimaba que esperaba tener una pérfida entre 2 mil 120 millones y 2 mil 420 millones de dólares, derivado del cierre de sus salas.

«No podremos predecir cuándo o si nuestros negocio volverá a los niveles normales», expuso entonces la empresa.

Las compañías consideraron a este acuerdo cómo histórico, en un panorama en el que el estudio está trabajando también con otros jugadores de la industria para reactivar sus estrenos cematográficos.

«La experiencia teatral sigue siendo la piedra angular de nuestro negocio. La asociación que hemos forjado con AMC está impulsada por nuestro deseo colectivo de garantizar un futuro próspero para el ecosistema de distribución de películas y satisfacer la demanda de los consumidores con flexibilidad y opcionalidad «, expuso Donna Langley, presidenta de UFEG.

Las empresas señalaron que en las próximas semanas iniciarán conversaciones sobre los acuerdos de distribución internacional en Europa y Medio Oriente.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta