Oaxaca

En Oaxaca, activistas del Frente No a la Minería por un Futuro de Todas y Todos y comuneros se quejaron de la explotación de una mina de plata que contaminó el cauce del río de Magdalena Ocotlán, que se ubican en la zona de los Valles Centrales.

En su reclamo advirtieron que los responsables la factoría de la empresa canadiense Fortune Silver, desechan en el caudal sus residuos químicos, lo que genera que el agua se torne rojiza y ello provoque un riesgo para sus plantaciones de vegetales y la vida silvestre de la zona, además de un riesgo de que alguna persona se enferme.

Máximo Aquino, presidente municipal de Magdalena Ocotlán, denunció que hace una semana se percataron que un pozo de captación de agua pluvial, construido para recargar los mantos acuíferos, presentó una coloración rojiza.

“Nunca antes había ocurrido algo similar y al indagar descubrimos que esto fue causa de los desfogues que hace la mina en el río, que carece de una planta de tratamiento para evitar la contaminación de nuestro río”.

Preciso que el pozo contaminado se encuentra aproximadamente a 300 metros de la presa de jales del proyecto minero,y ya fue certificado por peritos privados que encontraron vestigios de químicos y minerales desechados por la mina.

“Nos preocupa esta situación, por que lo mismo ocurrió en el 2018 con el arroyo El Coyote, cuando se reportó el primer incidente de contaminación que la mina de plata de ópera en el poblado de San José “El Progreso”, Ocotlán, lo que desató un gran conflicto por las afectaciones causadas por la factoria”.

El munícipe dijo que ya se presentó la queja y la denuncia ante la Procuraduría Federal del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Profepa), y exigen una revisión de lo que ocurre a la Comisión Nacional del Agua (CNA) y la Secretaría de Salud.

Asimismo están solicitando una reparación del daño, luego que las afectaciones son en prácticamente en toda la población.

Exigieron a las autoridades federales no otorgar más permisos, luego que la empresa Fortuna Silver Mines ya presentó ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) un nuevo permiso ambiental para la extracción de minerales en esa zona.

Argumentaron que por la vía judicial harán valer un amparo para cancelar los permisos de explotación de minas en Oaxaca, asumiendo que ya existe una jurisprudencia que le da la razón a los pueblos, ante los problemas que generan estos yacimientos en los pueblos originarios.

Demandaron que se respete la determinación de los pueblos indígenas y la decisión de los ciudadanos de seguir afectando sus recursos naturales, y se ser necesario se someta a consulta y se pregunte a los pueblos si quieren que estas mineras sigan operando en sus territorios.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta