Qatar no se da por satisfecho con organizar la Copa Mundial de futbol del 2022. También quiere los Juegos Olímpicos.

Así lo dejó saber este lunes, pues anunció su deseo de postularse a la sede de los Juegos del 2032 y de ser la primera nación del Medio Oriente que monta la justa olímpica.

El anuncio en una carta al Comité Olímpico Internacional “marca el inicio de un importante diálogo con la Comisión de Sedes Futuras del COI para explorar nuestro interés e identificar las formas en que el COI puede apoyar los objetivos de desarrollo de Qatar a largo plazo”, dijo el presidente del Comité Olímpico de Qatar Joaan bin Hamad bin Jalifa Al-Thani.

“Durante muchos años el deporte fue un importante contribuyente al desarrollo de la nación… Ha demostrado lo que puede hacer y tiene mucha experiencia”, señaló el dirigente, que también destacó “nuestro deseo de usar el deporte para promover la paz y el intercambio cultural, que será la base de nuestras conversaciones con la comisión”.

Qatar expresó su deseo de organizar los Juegos Olímpicos a pesar de las denuncias de corrupción que pesan sobre la forma en que consiguió la sede del Mundial de la FIFA en diciembre del 2010.

En abril, fiscales estadunidenses revelaron nuevos detalles de presuntos sobornos pagados a miembros del comité ejecutivo de la FIFA para que voten por Qatar.

Una investigación previa de la FIFA determinó que la conducta de Qatar “probablemente no satisfizo los parámetros” de la FIFA, pero concluyó que no hubo “evidencia de actividades inapropiadas” en su campaña. Qatar niega haber cometido irregularidad alguna.

La FIFA tuvo que cambiar la fecha del Mundial y pasarlo de junio-julio a noviembre-diciembre del 2022 debido al intenso calor del verano en Qatar.

El mundial de atletismo también se demoró cuando se hizo en Qatar el año pasado. Se llevó a cabo en septiembre-octubre en un estadio abierto, con acondicionadores de aire.

Las próximas ediciones de los Juegos Olímpicos se llevarán a cabo en Tokio el año que viene, París en el 2024 y Los Ángeles en el 2028.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta