Los muxes viven en Juchitán, región zapoteca del Istmo de Oaxaca; son personas que no se identifican con el género masculino o femenino sino a uno que se niega a ser definido, y que se conoce como el “tercer género”, misma identidad que ha sido reconocida y celebrada desde la época prehispánica.

Se calcula que hay aproximadamente 3 mil muxes en la región mexicana, algunos buscan hacer transformaciones en sus cuerpos sin embargo, su papel va más allá del aspecto físico.

Identidad etnosimbólica

Los muxes juegan un rol en donde se hacen cargo del cuidado de los niños, bordan, ayudan en las fiestas patronales, y en general sobre labores comunes entre las mujeres zapotecas.

Las personas muxes tienen una gran importancia en las festividades, pues se han convertido en una parte fundamental de la esencia e identidad etnosimbólica de los zapotecos, como la celebración de “Las Velas”, la cual consiste en hacer honor a los santos patronos de las familias, grupos, oficios y lugares con una vela distintiva de cada región; esta celebración se ha destacado por su relación con el culto a los ancestros.

En esta celebración, la comunidad muxe suele vestirse con un huipil característico de la mujer istmeña que consiste en una falda larga con abundantes y diversas flores; joyería de oro en cuello, manos y grandes aretes; también se trenzan el cabello.

El tercer género: Muxes

En la cultura zapoteca como en todo México siguen existiendo situaciones homofóbicas hacia los muxes, sin embargo, muchas personas les han reconocido por ser parte de la comunidad y buscar la conservación de la culturazapoteca.

Es así que podemos decir que la sexualidad que caracteriza a las sociedadesindígenas no es binaria, además de que el tercer género ha sido un término histórico y aceptado, que juega un papel importante en las comunidades y en la sociedad mexicana, mismo que debe ser visible y respetado.

El ser muxe es considerado un regalo dado por los dioses prehispánicos, pues muchos consideran que se nace muxe, y que no tiene que ver con una circunstancia extraordinaria como haber convivido con personas de la comunidad LGBT+ o por haber sido víctimas de violencia sexual.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta