Además de las medidas de higiene y sana distancia, el uso correcto del cubrebocas puede contribuir a reducir los casos positivos de Covid-19, romper la cadena de contagio y detener posibles nuevas oleadas, afirmaron especialistas.

Irma Luisa Ceja Martínez, gerente Médico de Endocrinología y Nutrición de Grupo PiSA, explicó que aunque el SARS-CoV-2 es un virus nuevo que se sigue estudiando, la evidencia científica indica que los mecanismos más efectivos hasta ahora para evitar su transmisión son conservar la distancia, mínimo de dos metros, entre personas; el confinamiento en casa y el uso del cubrebocas de manera adecuada.

“Las medidas no son aisladas, sino integrales y el autocuidado es una responsabilidad individual”, afirmó Ceja Martínez.

A su vez, el infectólogo Alejandro Macías aseguró que el uso del cubrebocas sí es importante para la reactivación de la economía en México y puede contribuir a evitar los rebrotes en las entidades del país que iniciaron el desconfinamiento.

“El uso de cubrebocas sí es clave para la reactivación económica y está sustentado por evidencia creciente y sí debiera recomendarlo ampliamente el Presidente”, dijo.

Para los especialistas, la nueva normalidad debe obligar a la sociedad a adoptar un modelo integral de autocuidado, que se debe aplicar en los espacios de convivencia, es decir, a partir de un protocolo de seguridad con acciones específicas como es el uso de cubrebocas, el confinamiento, la sana distancia, el lavado constante de manos y evitar espacios cerrados, para reducir la incidencia del coronavirus y romper la cadena de contagio.

Al colocar el cubrebocas no se debe tocar la parte interna de éste y hay que tomarlo de los extremos; es necesario cubrir boca y nariz, dicen expertos.

Ceja Martínez mencionó que, de acuerdo con investigaciones de las Universidades de Cambridge y Greenwich, Inglaterra, estas acciones no deben ser aplicadas de manera aislada, sino implementadas en conjunto. “Los reportes también indican que el uso de cubrebocas en la población durante un periodo de cuatro a cinco semanas consecutivas puede disminuir la tasa de transmisión del Covid-19”.

La especialista en medicina interna explicó que cuando dos personas conviven y usan el cubrebocas de manera adecuada, los contagios se pueden disminuir hasta 97%, comparado con la posibilidad de 90% de transmisión de Covid-19 cuando la gente convive en espacios cerrados sin ningún tipo de protección.

Pero precisó que si el cubrebocas no se utiliza de manera correcta también se puede convertir en un mecanismo de transmisión, por lo que por ningún motivo se debe tirar en la vía pública, porque supone una fuente importante de contagio, además de contaminar el ambiente.

“Al colocar el cubrebocas se debe prestar especial atención en no tocarlo de la parte interna y tomarlo únicamente de los extremos. Cuando se lleva puesto, debe de cubrir boca y nariz. Al momento de retirarlo solamente se debe tomar de los elásticos y desecharlo inmediatamente en un bote de basura”, enfatizó.

Por su parte, Alejandro Macías, infectólogo, aseguró que la evidencia científica sustenta que el uso de cubrebocas mitiga el contagio del nuevo coronavirus. “Mientras más usemos mascarillas, más pronto podremos superar el Covid-19, si todos usamos cubrebocas durante las siguientes semanas, podemos incidir en la no propagación del virus”.

Ante la nueva normalidad, el especialista afirmó que no se debe bajar la guardia: si no es necesario salir de casa, no hacerlo, y en caso de que sea indispensable realizar una actividad en el espacio público, se recomienda el uso de las mascarillas.

“Recordemos que no sólo es el uso correcto del cubrebocas, que cubra nariz y boca, sino evitar tocarlo, evitar contacto con ojos, nariz, boca, lavarnos las manos con frecuencia o usar gel antibacterial, debemos adoptar todas estas medidas, aprender a vivir con ellas, porque de esa manera no sólo nos protegemos, sino que cuidamos al otro”, finalizó.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal
Compartir

Dejar respuesta