CDMX.- En un escenario pesimista con alto desempleo y una contracción importante de la economía, las remesas que envían los mexicanos desde el exterior podrían caer este año hasta 31.3%, según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En un reporte difundido por BID Invest sobre el impacto de COVID-19 sobre los flujos de remesas hacia América Latina, ponderó que México, al igual que el resto de los países de la región, se verá afectado por la alta dependencia de las remesas.

Destacó que si bien la proyección optimista es que las remesas que reciben los hogares mexicanos podrían disminuir 18.1% durante el 2020, en el escenario base es que se reducirán en 21.5%.

Las estimaciones para nuestro país están cerca del promedio para toda América Latina y el Caribe (ALyC) de una baja de 32% en la llegada de remesas en promedio para el presente año en un escenario pesimista.

Otros países que resentirán el impacto por los efectos de la pandemia mundial bajo el pronóstico menos favorable son: Guyana con 51.6% de reducción de los llamados “migradólares” para este año, seguido por Panamá con -38.1%.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta