Comprar un auto nuevo o seminuevo es un objetivo de muchos mexicanos, ya sea por necesidad, comodidad o para su trabajo; sin embargo, no siempre se tiene el suficiente capital para comprar un vehículo recién salido de agencia. Aquí te contamos los pros y contras de cada uno para que tomes la mejor decisión.

Un auto nuevo siempre será una excelente opción, puesto que conocemos el origen del auto y sabemos que seremos el primer dueño de esa unidad, eso nos da una gran ventaja de conocer desde un principio cuando tenemos que llevarlo al servicio, si tiene alguna falla y todo lo relacionado a el papeleo o tramites.

Por otro lado, existe el mercado de los autos seminuevos, que se pueden encontrar desde las agencias automotrices, los llamados lotes de autos, tianguis y particulares.

Desventajas

  • Depositar un anticipo a una cuenta sin tener la seguridad de la compra.
  • Comprar un vehículo sin cerciorarse de que no tiene reporte de robo.
  • Confiar al 100 por ciento en lo que dice el comprador y el vendedor.
  • Que el comprador de un cheque sin fondos y el vendedor entregue el coche sin verificar que el deposito esta correcto.
  • Comprar un vehículo chocado y reparado sin darnos cuenta.

Ventajas

  • El auto ya cuenta con una depreciación
  • Según el kilometraje se podrá conseguir una mejor negociación
  • Puedes comprar un auto de un único dueño a buen precio.
  • Si el auto es menor a tres años de su compra tendrá todavía un seguro vigente.
  • Si el auto esta en regla ya se abran pagado las tenencias, verificaciones (en su caso).

¿Qué tomar en cuenta a la hora de comprar un seminuevo?

Tenemos que hacer una lista de puntos importantes para en verdad poder comprar un seminuevo.

  • Revisar minuciosamente los documento y en su caso consultar con autoridades y marca su originalidad.
  • Revisar carrocería, abrir puertas cofre y cajuela, y revisar si el auto no ha sido reparado.
  • Arrancar el motor y revisar aceleración, niveles de aceite
  • Revusar si se hicieron a tiempo los servicios y garantías.
  • Revisar si la llantas están en bien estado y sino pedir un descuento

Recomendaciones con vendedores independientes

De las recomendaciones que podemos dar también para poder comprar un seminuevo, es ir acompañado de un mecanico que nos acompañe o llevarlo directamente a una agencia que nos pueda ayudar con la revisión.

Una recomendación es llevar el auto a alguna agencia de la marca y pedir un diagnóstico general. Te van a cobrar por eso, puede variar entre mil y 2 mil pesos según la marca, y puedes negociar con el vendedor que, si el auto está en las condiciones que asegura, tu lo pagas (al final garantizas tu compra), pero si no lo está, él tendrá que pagarlo y te llevas tu dinero a un mejor producto.

Otra ventaja es que, con el dinero fresco para entregar al vendedor, es posible apretar un poco más el precio, aunque eso sí, debes tener el capital constante y sonante.

IMPORTANTE: recuerda siempre hacer el trato de negociación en lugares públicos y la compra o pago dentro de un banco, directamente en las ventanillas. Si te piden el dinero en efectivo, sin querer intervención bancaria, es motivo de una alta sospecha.

Seminuevo de agencia

Para las agencias, los autos usados o seminuevos son un gran negocio, pues les permite tener márgenes de ganancia más altos que en un nuevo y es dinero inmediato o fresco, a diferencia de los nuevos, en donde parte de la ecuación de negocio incluye los servicios.

Esto permite también que se pueda negociar en algún porcentaje el precio, aunque no mucho.

¿Conviene comprar un seminuevo de la misma marca que la agencia que lo vende?

La respuesta es sí, porque el taller de servicio conoce mejor el producto. También, en la mayoría de los casos, tienen certificación de garantía de sus propios modelos, en los que se revisan entre 100 y 150 puntos de seguridad y papeles legales del coche, además de que pueden asistirte en el cambio de propietario. Incluso puedes recibir una factura emitida por la propia agencia.

La mayor desventaja, quizás, es que el precio suele ser mayor que los modelos que encuentras en particulares. Digamos que es el costo que hay que pagar por sentirnos un poco más seguros en la compra.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta