El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) informar, entre otros datos, cuánto dinero se condonó de Impuesto Sobre la Renta (ISR) como parte de un programa de beneficios fiscales dirigido a personas físicas y morales que repatriaron su capital a México entre 2010 y 2014.

En sesión pública del pleno del INAI, el comisionado presidente del organismo, Francisco Javier Acuña, expuso un recurso de revisión en el que el ciudadano solicitante se inconformó con la respuesta que le entregó el SAT a una solicitud que constaba de siete preguntas.

El SAT sólo respondió a una de ellas, en la que informó el monto total de capitales repatriados entre 2010 y 2014, pero no precisó los beneficios fiscales que se les aplicaron a esos capitales que retornaron al país.

La solicitud incluye requerimientos sobre cuánto dinero regresó a México, cuánto ISR se recaudó por ese retorno de inversiones, cuánto se debió haber recaudado, cuánto se condonó, cuánto se pagó y en qué se invirtió el dinero que regreso, entre otros.

La condonación fiscal que el solicitante pidió conocer, y que forma parte de los datos que no se le entregaron, se refiere a los beneficios anunciados en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de marzo de 2009, en el que se concedieron, entre otros beneficios, un estímulo fiscal y facilidades administrativas para el pago del ISR, “con el objeto de fomentar el retorno de los recursos mencionados e incentivar inversiones en la adquisición de bienes de activo fijo, investigación y desarrollo de tecnología y pago de pasivos”.

En ese decreto se consideró “conveniente” otorgar un estímulo fiscal consistente en que los contribuyentes pagaran sólo una tasa del 4 por ciento tratándose de personas físicas y 7 por ciento, en el caso de personas morales, sin deducción alguna, al monto total de los recursos que retornen al país.

Dicho beneficio anunciado por el SAT ese año, tenía como argumento el entorno económico internacional adverso.

Por ello, argumentó que “es necesario fomentar la inversión productiva y la generación de empleos mediante acciones que promuevan que los recursos que se mantienen en el extranjero retornen al país y se inviertan en beneficio de la población”.

Al pronunciarse a favor de que el SAT entregue la información solicitada, el comisionado Óscar Guerra Ford aseguró que, aunque en ese año aún no estaban vigentes la Ley General de Transparencia o la reforma al Código Fiscal que anulaba el secreto fiscal, consideró que el organismo no podrá usarlo como excusa para no responder, pues los criterios emitidos por el INAI al tratarse de casos de condonaciones fiscales siempre han sido de apertura total.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta