América Móvil (AMX), dueño de la marca Telcel, desconectó 5 millones de clientes de telefonía móvil en el segundo trimestre de 2020, de los cuales 4.6 millones de ellos fueron clientes de prepago, incluyendo 1.7 millones en México, debido a las dificultades para obtener recargas telefónicas provocadas por las restricciones de movilidad ante las medidas de confinamiento implementadas para controlar la propagación del coronavirus.

Ingresos caen por covid-19

En consecuencia, la multinacional del empresario Carlos Slim Helú, sufrió una desaceleración del crecimiento de sus ingresos del servicio de telefonía móvil, en los segmentos de prepago y postpago, durante el primer semestre del año.

“Las medidas de confinamiento provocaron principalmente una desaceleración del crecimiento de los ingresos móviles que fue similar en los segmentos de prepago y postpago. El impacto en los ingresos de prepago fue proporcionalmente más fuerte en aquellos países y regiones donde los servicios de prepago son más frecuentes, incluyendo a México y la República Dominicana”, informó la empresa.

En total, los ingresos de AMX fueron 252 mil millones de pesos, es decir, apenas 0.6 por ciento más que el año anterior, pese a que sus ingresos por la venta de equipos cayó 27.2 por ciento, esto debido a que los ingresos por servicios aumentaron 6.5 por ciento.

“Durante el segundo trimestre, prácticamente toda nuestra región de operaciones estuvo bajo medidas de confinamiento implementadas para controlar la propagación de covid-19 que interrumpió las actividades comerciales en virtud del cierre de tiendas y centros de atención al cliente y de las restricciones impuestas a la movilidad de nuestros clientes”, añadió la empresa de telecomunicaciones.

En cuanto al flujo operativo de AMX, fue de 82.6 miles de millones de pesos, un aumento de 5.9 por ciento respecto a 2019, debido a los efectos de un acuerdo suscrito por Tracfone, filial de la compañía en los Estados Unidos, que disminuyó sus costos de servicio desde el primero de enero.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta