Con el objetivo de garantizar la seguridad de la sangre, el Centro Nacional de Transfusión Sanguínea (CNTS) adquirió equipo para reducir patógenos en la sangre y evitar el contagio de enfermedades a través de la transfusión.

Como parte del plan de acción contra la emergencia sanitaria originada por la transmisión del virus del covid-19, el CNTS adquirió un sistema Mirasol, por medio del Sistema de Programas y Proyectos de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por un costo de 638 mil pesos.

De acuerdo con el oficio número CNTS-DG-574-2020, al que MILENIO tuvo acceso, se detalla que el sistema Mirasol es un equipo de tecnología para la reducción de patógenos, el cual disminuye los riesgos de transfundir sangre contaminada por bacterias, además de ofrecer protección sobre patógenos emergentes como Sars-Cov2 y otros virus, bacterias y parásitos causantes de enfermedades.

El CNTS asegura que el sistema Mirasol cuenta con la aprobación de la Comisión Europea para su uso en sangre total, plaquetas y plasma. Además de ser fácil y seguro, cuenta con eficacia clínica sostenida y eficiencia operativa, se adapta fácilmente a los procesos y minimiza la pérdida de productos, por lo que es adecuado para el personal del banco de sangre ya que potencializa la vida media de las plaquetas hasta siete días.

De acuerdo con un estudio realizado por Terumo BCT, empresa miembro de la Asociación Europea de la Industria de Tecnología Médica, el sistema Mirasol reduce de forma efectiva el Sars-CoV2 tanto en plasma como en plaquetas hasta niveles indetectables. Estos datos sugieren que el proceso sería eficaz en la reducción del riesgo teórico de transmisión de Sars-CoV2 por transfusión.

Aunque aún no existe evidencia de que el virus del covid-19 se pueda transmitir por medio de la transfusión, en algunos centros sanitarios en el mundo utilizan el plasma de personas recuperadas en personas enfermas de coronavirus, y con ello potencializar su capacidad para combatir el virus, debido a que en la sangre de los convalecientes ya se encuentran los anticuerpos de la enfermedad.

En el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, el pasado 14 de junio el CNTS afirmó que durante la pandemia por covid-19, el flujo de donantes en los bancos de sangre en el país disminuyó del 63 al 85 por ciento para los meses de abril y mayo del 2020, comparado con el mismo periodo de 2019 en el que se registraban 140 mil donantes efectivos por mes.

Ante esa situación, hace un llamado a la población para realizar una donación voluntaria y altruista e invita a tomar conciencia sobre la importancia de su participación para que se siga garantizando el acceso a una transfusión a todos los que la necesiten.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta