El artista callejero Banksy continúa sorprendiendo a los londinenses durante la crisis sanitaria, con el fin de dejar un mensaje sobre lo que se vive en la actualidad y para rendirle un homenaje a todo el personal médico que lucha para vencer al covid-19. Ahora, el británico realizó una serie de dibujos en un vagón del metro de Londres para concienciar sobre el uso del cubrebocas.

En su cuenta de Instagram, el artista británico publicó un video en el que aparece vestido con un traje de protección blanco, capucha, chaleco naranja reflejante, guantes, cubrebocas y gafas, utilizando plantillas y spray negro para dibujar a sus características ratas en diferentes lugares del vagón. Para acompañar el clip, escribió el eslogan «If you don’t mask, you don’t get» (Si no te pones la mascarilla, no subes).

Uno de los animales aparece escupiendo un líquido verde que simula la propagación del virus, mientras otra usa el cubrebocas como paracaídas y un tercero se cubre el rostro con ella.

Durante la grabación se le puede ver escribiendo su nombre con grandes letras verdes sobre la puerta que separa el vagón de la cabina del conductor y cómo abandona el lugar cruzándose con varios pasajeros.

Al final del video, las puertas del tren se abren y en la pared de la estación se lee «I get lockdown» (me encierran), un eslogan que se completa con «But I get up again» (pero me pongo en pie de nuevo) cuando se cierran de nuevo, mientras suena la canción «I get knocked down» de la banda británica Chumbawamba Tubthumping, con la que hace este juego de palabras.

Banksy hizo un juego de palabras con la canción «I get knocked down» de la banda británica Chumbawamba Tubthumping.(Instagram)

Durante su acción, para la que además de spray negro utiliza un líquido verde que sale de una mochila rociadora que lleva a la espalda, Banksy se cruza con un pasajero al que le pide que se retire unos metros, mientras este presencia atónito la escena.

El enigmático artista callejero ha realizado varios trabajos durante la pandemia, como el dibujo de un niño jugando con una enfermera como su superheroína en el hospital británico de Southampton y una instalación que llevó a cabo en el baño de su propia casa, que había sido asaltado por ratas y con numerosas referencias a la crisis sanitaria.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta