“Ya es suficiente; ya no aguantamos más”, dijo una vendedora de artesanías al colocar su puesto sobre una de las tradicionales avenidas de la ciudad de Oaxaca conocido como Andador Turístico.

Este lunes, un grupo de comerciantes se instalaron, además, sobre la calle Gurrión, a un costado del templo de Santo Domingo, a la espera de tener ventas para obtener recursos y así subsistir en medio de esta pandemia. Lo mismo ocurrió en La Alameda, frente al templo de la Catedral Metropolitana.

Para evitar complicaciones, colocaron sus puestos con suficiente distancia entre unos y otros, además, indicaron que utilizarán cubrebocas y gel antibacterial, para evitar riesgos de contagio.

Señalaron que ya estuvieron sin actividad por más de tres meses, sin tener algún tipo de apoyo que les ayude a superar las adversidades, por lo que decidieron reinstalarse.

“Lo que Dios diga, pero necesitamos dinero. Si nada más nos depositaran nuestra quincena estaríamos en casa, pero nosotros vivimos de lo que vendemos al día”, precisó la vendedora.

Pese a que hay ausencia de turismo, los ambulantes decidieron reiniciar el comercio, sin importar que nos encontramos en semáforo epidemiológico de color naranja.

TDG / WLT

 

Compartir

Dejar respuesta