El senador Higinio Martínez acusó a la presidenta del Consejo Nacional de Morena, Bertha Luján, y al coordinador de los superdelegados del gobierno federal, Gabriel García, como responsables de la crisis interna del partido.

“No entiendo cómo es que personajes de esa talla y prestigio, teniendo tanto poder en el gobierno federal, tantas responsabilidades y que juran amor y lealtad a la cuarta transformación, todavía les queda espacio para ambicionar el control del poder del partido”, remarcó.

Martínez sostuvo que, “en su desmedida misión de controlar el partido”, Luján y García no se dan cuenta o no les importa ir contra lo que ha impulsado el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Conocen el pensamiento del Presidente de la República, pero buscan torcer a toda costa las sentencias el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación e impulsan un procedimiento tortuoso para realizar una encuesta cerrada”, dijo.

El legislador mexiquense recordó que el propio López Obrador recomendó la encuesta abierta a toda la ciudadanía para elegir a los dirigentes nacionales, pero este grupo, supuestamente cercano al Presidente, va en una línea contraria.

Advirtió que ellos quieren una encuesta a militantes, cuando no existe un padrón validado por el Instituto Nacional Electoral: “quieren hacer una encuesta a militantes, cuando en toda la historia de Morena las encuestas son abiertas”.

Higinio Martínez dejó claro que este es el momento de poner punto final al largo conflicto en Morena que tiene molestos e indignados a miles de militantes y simpatizantes, incluido el Presidente de la República.

Convocó por ello al dirigente nacional morenista Alfonso Ramírez Cuellar a imponerse y realizar la encuesta abierta para elegir a la brevedad posible al presidente y secretario general del partido.

“Ni el pueblo de México, ni el impulsor de la cuarta transformación merecen ser traicionados por quienes se aferran a controlar un partido político, cuando tienen demasiadas responsabilidades en el gobierno federal”, remató.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta