El coordinador del Pan en la Cámara de Diputados, Juan Carlos Romero Hicks, advirtió que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador debe rendir cuentas claras de las razones que lo llevaron a Washington, Estados Unidos, donde se reunión con su homólogo Donald Trump, en la Casa Blanca, con motivo del arranque del T-MEC.

“En el Poder Legislativo estamos en nuestro papel de exigir del Presidente se presente un informe claro y preciso de las conversaciones. Porque de lo que sí hay constancia es que justo horas antes de la visita a la Casa Blanca, Donald Trump, hizo patente su falta de respeto a los mexicanos, cuando acudió a supervisar su muro en la franja fronteriza de Arizona”, dijo.

Reconoció que es obvia la importancia de los Estados Unidos y lo vital de ser buenos vecinos. Lo mismo la trascendencia de la entrada en vigor del T-MEC; sin embargo, los desafíos ante la «insolencia» reiterada por Trump hacia los mexicanos y el alto riesgo de tener deferencia por uno de los candidatos a la presidencia estadunidense, sin equilibrar su presencia con el partido demócrata, permite creer que algo trascendente se consiguió.

“¿A cambio de qué y con qué beneficios reales para los mexicanos regresó? Porque no son suficientes los discursos melosos, las fotografías sonrientes, la cena o los buenos deseo. Después de la visita ¿qué debemos esperar?”, cuestionó el líder del PAN.

Sostuvo que quedarse únicamente con las expresiones de buenos amigos y que «ya olvidamos el agrio pasado no justificarían la falta de respuestas y soluciones a los problemas derivados de nuestra relación, como el de seguridad, el tráfico de armas y drogas, la migración, el agua, la educación, la ciencia y la tecnología y el medio ambiente, entre otros muchos».

“Estamos esperando que la Presidencia de la República responda qué ganaron los migrantes con la visita, qué se puede confiar para la mejoría económica de México en la peor crisis de esta generación, qué hay para las Pymes, el empleo, la inversión norteamericana en nuestro país, el combate a la pandemia, hubo algún compromiso para evitar la imposición de nuevos aranceles a nuestras exportaciones”.

Romero Hicks dijo además que si el único beneficio de la cumbre fue tratar de mejorar la imagen de los mandatarios, “el viaje habría salido muy caro” y añadió que la gira fue un evento sin sustancia ni valor agregado, pues nunca un presidente mexicano había estado en Estados Unidos sin reunirse con la comunidad de nuestro país y la declaración conjunta podría haber realizado a través de una videoconferencia.

Además, opinó que el presidente López Obrador «se metió» en medio de la contienda electoral en el vecino país del norte y, si accedió a reunirse con el candidato del Partido Republicano, muy altos serán los costos para México al no haber tenido la cortesía de dialogar con el otro aspirante del Partido Demócrata.

Romero Hicks indicó que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, sí leyó la ocasión con prudencia, sensibilidad y diplomacia, declinó la invitación en una actitud más digna, eludiendo inmiscuirse en la política electoral de su vecino.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta