Dirigentes de grandes compañías estadounidenses pidieron, el sábado 11 de julio, al presidente Donald Tump que desista de intentar derogar el programa migratorio DACA, que actualmente protege de la deportación a cerca de 650 mil  jóvenes inmigrantes, tras el revés sufrido por el fallo en su contra del Tribunal Supremo.

En una carta enviada a Trump, la llamada Coalición por el Sueño Americano, que incluye más de 140 asociaciones comerciales y empresas como Google, Amazon, General Motors, Apple o Hilton, le recomiendan que no cambie ni cancele el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Como grandes empleadores y organizaciones de empleadores estadounidenses le recomendamos encarecidamente que deje en su sitio DACA”, dicen los empresarios sobre este amparo que da permisos temporales de residencia y trabajo a jóvenes que llegaron al país ilegalmente siendo niños.

El grupo, que incluye a la Cámara de Comercio de EE.UU. y varios grupos empresariales de variados sectores, aseguran que los beneficiarios de DACA son “miembros críticos” de la fuerza laboral y sociedad, y recuerdan que para poder mantener el amparo migratorio durante años han “cumplido con las leyes y regulaciones” del país.

“No es momento de interrumpir la recuperación económica de nuestras empresas y comunidades, ni de poner en peligro la salud y la seguridad de estas personas vulnerables. Le pedimos que no toque  DACA y se abstenga de tomar medidas administrativas adicionales que impacten negativamente DACA”, se lee en la misiva.

La Coalición por el Sueño Americano, que dice representar a más de la mitad de los trabajadores del sector privado de EE.UU., recuerda que no sería un buen momento para cancelar DACA, como ha insistido Trump en varias ocasiones en los últimos años, porque hay miles de amparados por DACA que trabajan como personal sanitario y en otros sectores esenciales en la lucha contra la COVID-19.

Este programa, creado en 2012 por el entonces presidente, Barack Obama, para proteger de la deportación a cerca de un millón de “dreamers”, tiene un amplio apoyo entre la sociedad estadounidense, incluido entre el 69% de los votantes conservadores, según un reciente informe del Centro Pew.

Aun así, el Gobierno anunció en 2017 la cancelación del programa, lo que desató una batalla judicial que concluyó en junio pasado cuando el Tribunal Supremo desechó como “arbitraria y caprichosa” la decisión de Trump añadiendo que el Ejecutivo no había presentado argumentos que justificaran la terminación del programa.

Tras este revés, Trump dijo que presentarían próximamente los documentos requeridos por el Alto Tribunal para cerrar este programa.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta