El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, aseguró que defenderá la liberalización de la caseta Tijuana-Playas de Rosarito aprobada por su gobierno, y acusó al secretario de Comunicaciones y Transportes federal, Javier Jiménez Espriú, de enviar a la fuerza pública para recuperar dicha instalación.

La caseta, que es administrada por Caminos y Puentes Federales, fue liberada mediante un decreto, y horas después, la madrugada del pasado jueves, laGuardia Nacional acudió a tomarla.

En entrevista para el noticiero “A la una” de Salvador García Soto, Bonilla indicó que la gente no debería pagar por ir a comer a su casa o llevar a sus hijos a la escuela, “esa caseta quedó completamente ubicada en la zona urbana de Tijuana”.

Lamentó que llegaran la Guardia Nacional y la Marina con tanques, y unas 60 patrullas “como si fueran por el Chapo Guzmán”, para recuperar la caseta; “así opera el secretario de Comunicaciones, si alguien opera de manera gansteril, pues es un gánster”, reclamó.

Por otra parte, Bonilla dijo que espera que este año estén listas las órdenes de aprehensión contra el exgobernador Francisco Kiko Vega y su esposa Brenda Ruacho por desvío de recursos:

«De puras facturas falsas son mil 700 millones de pesos”, dijo.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta