TOKIO.

Decenas de marines estadunidenses en dos bases militares en la isla japonesa de Okinawa contrajeron el coronavirus en lo que se teme que haya sido un brote masivo, informó hoy el gobernador de Okinawa, quien exigió una explicación adecuada del ejército norteamericano.

Los brotes ocurrieron en la Base Aérea Futenma de la Infantería de Marina de EU, que está en el centro de una disputa de reubicación, y en el Campamento Hansen.

Según medios locales, que citaron fuentes no identificadas, unas 60 personas habían sido infectadas.

El gobernador Denny Tamaki dijo que se detectaron recientemente unas “decenas” de casos y que el ejército de Estados Unidos pidió que no se revelara la cifra exacta.

«Los okinawenses están conmocionados por lo que nos dijeron”, dijo Tamaki en una conferencia de prensa en alusión al ejército estadunidense.

«Ahora tenemos fuertes dudas de que el ejército de Estados Unidos haya tomado medidas adecuadas de prevención de enfermedades”, agregó.

Exigen transparencia

Tamaki exigió transparencia sobre el brote y dijo que planeaba solicitar conversaciones entre el ejército estadunidense y los funcionarios de Okinawa.

Dijo que los funcionarios de Okinawa también le pidieron al gobierno japonés que exija que Estados Unidos proporcione detalles, incluido el número de casos, que selle ambas bases, y que intensifique las medidas preventivas.

Los marines dijeron el viernes en un comunicado que estaban tomando medidas de protección adicionales para limitar la propagación de covid-19 y que estaban restringiendo las actividades fuera de base.

La declaración dice que las medidas son “para proteger nuestras fuerzas, nuestras familias y la comunidad local”, sin proporcionar detalles sobre las infecciones.

Los marines no respondieron de momento el sábado a una consulta sobre el último brote.

En Okinawa reside más de la mitad de aproximadamente 50 mil soldados estadunidenses asentados en Japón bajo un pacto de seguridad bilateral, y muchos residentes se han quejado desde hace mucho tiempo por los problemas relacionados con las bases estadunidenses, como la contaminación, el ruido y casos de delincuencia.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta