La sección mexicana de Amnistía Internacional (AI) lanzó una acción urgente a nivel mundial con el objetivo de que el Estado mexicano, garantice recursos a programas que atienden violencia contra las mujeres.

Denunciaron que existe “falta de claridad sobre la forma en que los recortes presupuestales afectarán programas destinados a brindar servicios de atención a las mujeres que viven violencia, y ante la reducción de presupuesto para las Casas de Atención a la Mujer Indígena y Afrodescendiente (CAMIs)”.

AI busca garantizar “que todos los programas que atienden a las mujeres violentadas sigan teniendo los recursos que les permitan continuar con su labor fundamental”.

En un comunicado de prensa se informó que la iniciativa es acompañada de organizaciones como Equis Justicia para las Mujeres (EQUIS), Red Nacional de Refugios (RNR) y Red Nacional de Casas de la Mujer Indígena y Afroamericana (CAMIs).

En su llamada de auxilio a personas y organizaciones del mundo, informaron que el pasado 6 de mayo, dirigieron una carta firmada por 163 organizaciones civiles al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lo que tuvo como resultado una reunión con la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Pero “en el encuentro no hubo respuesta clara a la pregunta planteada en la Carta Abierta”. Además de que se acordó hacer reuniones mensuales para dar seguimiento al tema. Situación que no ha sucedido.

Se informó que al día de hoy el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), destinó la cantidad de 8.5 millones de pesos, “de un total de 30 millones que se requieren para que las 35 CAMIs, existentes en regiones indígenas, puedan dar respuesta a la demanda creciente de las mujeres”.

Se dice que esta cantidad resulta insuficiente para enfrentar problemas como violencia de género, acceso a la salud sexual y reproductiva así como atención a mujeres embarazadas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta