Johnny Depp y su ex esposa, Amber Heard, enfrentan una batalla legal desde hace varios meses. Este martes, el actor dijo que la actriz de Aquaman hizo declaraciones “enfermas” de abuso en su contra y lo tildó falsamente de “monstruo”, al declarar en un caso de difamación en el Reino Unido que gira en torno a quién era el agresor en la relación violenta y tóxica de la famosa pareja.

El actor demandó al tabloide británico The Sun por un artículo de abril de 2018 titulado Potty – ¿Cómo JK Rowling puede ser ‘realmente feliz’ dándole un papel al marido golpeador Johnny Depp en la nueva película Fantastic Beasts? Los abogados del diario planean usar los alegatos de Heard para defender el calificativo “marido golpeador”.

El astro de Piratas del Caribe niega vehementemente los argumentos de Heard de que la agredió durante su tempestuoso matrimonio, y está demandando a la editora de The Sun, News Group Newspapers, y su editor ejecutivo Dan Wootton.

“Estos argumentos enfermos son totalmente falsos”, dijo Depp en una declaración escrita como testigo, y agregó que los alegatos de Heard han lastimado su carrera y han sido “un problema constante” para conseguir trabajo.

Un juicio de tres semanas sobre estas denuncias por difamación comenzó el martes en el Alto Tribunal en Londres. Es uno de los primeros casos prominentes que se realizan en forma presencial desde que Gran Bretaña empezó a levantar sus restricciones por la pandemia del coronavirus.

Depp, vestido con traje oscuro y corbata, subió al estrado y para empezar prestó juramento y dijo su nombre completo: John Christopher Depp II. El actor dijo a la corte que Heard le había “dicho al mundo que temía por su vida, y que yo era este monstruo horrible, por decirlo así, que no es el caso”.

Depp, de 57 años, y Heard, de 34, se conocieron en el plató de la comedia de 2011 Diario de un seductor y se casaron en Los Ángeles en febrero de 2015. Se divorciaron en 2017, y ahora, se acusan mutuamente de abuso.

Aunque Heard no ha sido enjuiciada, el caso es también una confrontación entre los ex esposos, que se acusan uno al otro de ser controladores, violentos y mentirosos. El proceso pondría bajo la lupa las espinosas vidas privadas de ambos artistas.

Así inició la batalla legal entre Johnny Depp y Amber Heard

La defensa de The Sun se basa en las denuncias de Heard de 14 incidentes de violencia por parte de Depp entre 2013 y 2016, en Los Ángeles, Australia, Japón, las Bahamas y un jet fletado, entre otros lugares. Depp los niega todos y dice que Heard, actriz y modelo, lo atacó con una lata de bebida, un cigarrillo y otros objetos. También alega que en una ocasión Heard o una de sus amistades defecó en su cama.

En declaraciones escritas como testigo, Depp dijo que en Australia, en 2015, Heard le cortó la punta de un dedo al lanzarle una botella de vodka. Su testimonio incluyó una foto del dedo ensangrentado.

Depp alegó que en otra ocasión, Heard lo golpeó repetidas veces en la cara en un avión privado, lo cual lo forzó a pasar el resto del vuelo encerrado en el baño. “Los incidentes iracundos en aviones eran comunes con Amber”, dijo en la declaración escrita.

Al describir un incidente en el que Heard alega que él la golpeó, Depp dijo que en realidad ocurrió al revés.

“Como solía suceder, (esto) escaló y se tornó físico, terminando con un poco de agresión. La señorita Heard me golpeó”, dijo.

Se pintó a sí mismo como un pacificador que trataba de retirarse de los conflictos “antes de que las cosas se fueran de las manos”.

Depp alegó que Heard tenía “una personalidad calculadora, diagnosticada como fronteriza; es sociópata, es narcicista, y es completamente deshonesta en lo emocional”.

Los supuestos excesos de Johnny Depp

Amber Heard alega que Depp era propenso a tener rabietas violentas alimentadas por el alcohol y las drogas. Al ser interrogado por la abogada de The Sun, Sasha Wass, Depp admitió que ha consumido una variedad de drogas a lo largo de los años, incluyendo marihuana, cocaína, LSD, éxtasis, hongos alucinógenos y medicamentos de venta bajo receta.

Dijo que comenzó a consumir drogas cuando era un niño de 11 años sin “una vida hogareña particularmente estable o segura”. Fue “la única manera con la que conseguí calmar el dolor”, declaró. Depp reconoció que ha tenido dificultades con la fama y que se ha visto “obligado a vivir la vida de un fugitivo (…) El anonimato ya no existe… Uno se ha convertido en un producto”, dijo.

Wass pintó a Depp como una persona con problemas para controlar la ira, mencionando un arresto de 1989 por agresión y un incidente posterior en el que ocasionó daños en un cuarto de hotel en Nueva York.

“Estaba furioso, pero eso no significa que tengo un problema de ira”, dijo Depp.

Wass presentó en la corte un video grabado por Heard que muestra a Depp pateando alacenas en la cocina y maldiciendo antes de servirse vino tinto de una gran botella.

Depp dijo que no estaba “particularmente orgulloso” del video, pero negó que éste mostrara que se convertía en un “monstruo” cuando bebía o consumía drogas.

Heard debe presentar evidencia más adelante en el juicio. El abogado de Depp, David Sherborne, dijo que Heard había pedido recientemente que una alegación se escuchara en privado “debido a su supuesta naturaleza horrible”.

Entre los testigos de Depp se esperan sus ex parejas Vanessa Paradis y Winona Ryder. Depp también está demandando a Heard en Estados Unidos por 50 millones de dólares por presuntamente difamarlo en un artículo del Washington Post sobre violencia doméstica. El caso será escuchado el próximo año.

Sherborne dijo en sus argumentos iniciales que el actor demandó a The Sun para “limpiar su reputación”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta