La capacidad instalada anual de generación distribuida (GD), también conocida como techos solares, creció 40 por ciento en 2019 al pasar de 692 a 975 megavatios, con una inversión actual estimada en mil 706 millones de dólares, mientras que los contratos de interconexión pasaron de 94 mil 893 a 129 mil 893, informó la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

La asociación dijo que de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la capacidad de generación total podría pasar de 975 al cierre de 2019 a 3 mil 201 megavatios en cuatro años, alcanzando casi medio millón de usuarios en el país.

Según datos de la CRE, los 32 estados del país cuentan con contratos de generación distribuida, siendo los estados con mayor penetración Nuevo León, Estado de México, Chihuahua, Ciudad de México y Jalisco, lideradas por este último.

El presidente de la Asolmex, Héctor Olea, dijo que la tendencia de crecimiento de los techos solares confirma su potencial para consolidarse como una de las formas de generación más exitosas y competitivas en México.

Con la generación distribuida se permite a los consumidores producir y consumir energía a través de instalaciones relativamente simples, de bajo costo, de forma eficiente y segura, aprovechando un recurso natural que es abundante en todo el país.

A la fecha, los techos solares instalados han mitigado más de 8 millones 400 mil toneladas de CO2, equivalentes a plantar 77 millones de árboles, los cuales podrían llenar más de 450 Bosques de Chapultepec.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta