En México se han contagiado de coronavirus 6 mil 212 menores de edad, de los cuales han muerto 109, informó Emmanuel Sarmiento Hernández, director del Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N. Navarro, quien agregó que en el país se trabaja también para atender la salud mental de los menores ante la pandemia.

Durante la conferencia de prensa vespertina, el funcionario detalló que se han contagiado mil 741 niños de entre cero y cinco años; mil 559 de entre seis y 11 años; así como 2 mil 912 menores de entre 12 y 17 años. Respecto a las muertes, explicó que 52 eran mujeres y 57, hombres.

En conferencia sobre situación del coronavirus se habló de la salud mental de menores de edad | Cuartoscuro

​Añadió que en el país hay alrededor de 300 psiquiatras infantiles que, dijo, actualmente trabajan para atender la salud mental de los menores infectados y los que no lo están, pero que viven el confinamiento para evitar el contagio, así como a las familias de los menores y al personal de salud que los trata.

“Estas platicas se han dirigido a dar el tipo de atención para todos para estos meses de estar en confinamiento. Nos va a afectar a todos, a unos menos a otros más, pero empieza a cobrar factura sobre aquellos que tenían antecedente de salud mental, eso pasa en todo el mundo, teníamos que estar preparados, no es lo mismo hablar del 17 de marzo que es cuando nos avisan, hablando de niños, que s van a ir a contingencia. Seguramente todos festejaron, pero luego les preguntabas cómo estaban el 17 de abril y no era la misma respuesta, el 17 de mayo estaban más irritables. Es normal que este momento se comience a cobrar factura de muchos problemas emocionales”, explicó el director.

Agregó que también se atiende a los menores que fueron diagnosticados con covid-19, a sus familiares y al personal que los atiende, puesto que señaló que en esos casos debe tener un tratamiento debido, derivado de la condición de vulnerabilidad en la que regularmente se encuentran.

“Cualquier muerte es terrible, pero cuando hablamos de una población que no esperamos que se muera, el ser humano no está acostumbrado a que un niño o adolescente se muera, es muy difícil de asimilar, el personal de salud que lo atiende y que se tiene que ver limitado a ni siquiera dejar pasar a los familiares, por supuesto que en el personal genera afectación psicológica”, puntualizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta