El gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, aseguró este lunes que al transitar la entidad oaxaqueña  al semáforo naranja por casos de Covid-19, las actividades se reiniciarán de manera paulatina, sin dejar de lado las medidas sanitarias de prevención de contagios, los cuales se encuentran en una meseta en las estadísticas.

Sostuvo que no debe bajarse la guardia pues en caso de que los casos incrementen, se regresaría al semáforo rojo y se tendría que dictaminar nuevamente el confinamiento.  “Con disciplina debemos bajar los casos, para que podamos llegar a un semáforo amarillo y avanzar hacia el verde, y se debe recordar que aún no hay cura para la enfermedad”.

Destacó que se tiene capacidad hospitalaria de atención a las personas que se contagien y estén graves, lo cual se llevará a cabo en las unidades médicas especializadas, con el respaldo de la federación para poder dar la atención que se necesita.

El gobernante oaxaqueño reiteró su llamado a la ciudadanía para mantener las medidas preventivas y salir para realizar solo las actividades más importantes y proteger a los integrantes de la familia más vulnerables.

TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta