El doctor en bionanotecnología mexicano Hugo Pérez Garza desarrolla un dispositivo no invasivo y económico que permita la detección del coronavirus SARS-CoV-2, así como enfermedades de alto impacto como el cáncer, la diabetes y cardiovasculares desde su fase inicial, mediante el aliento de una persona.

Parecido a un alcoholímetro, basta con soplarle al artefacto y dentro de este habrá millones de nanosensores que inmediatamente empezarán a escanear todas las moléculas que hay en el aliento, de tal manera que detectará si se tiene la enfermedad.

“La idea es que el usuario final pueda encontrar esta prueba en supermercados en farmacias, con médicos, pero que exista esa flexibilidad de encontrarlo para diagnosticarte de manera personal y segura y eficiente y que detecte influenza, coronavirus o las etapas del cáncer, si es el caso”, subrayó el ingeniero radicado en Holanda.

Se trata de un poderoso instrumento de diagnóstico no invasivo, sensible, preciso y conveniente para detectar biomarcadores de enfermedades, a través de la huella química del aliento exhalado por el paciente.

Por medio de chips intercambiables, el prototipo es capaz de detectar una molécula en un billón para descubrir enfermedades infecciosas, de alto impacto o crónico degenerativas, como el cáncer, la diabetes o enfermedades cardiovasculares e infecciosas como el coronavirus, la influenza, la malaria, el dengue, zica o SIDA.

“El dispositivo permite la detección altamente temprana de estas enfermedades y consta de una interfaz de usuario y un cartucho consumible que se puede comprar por separado. Cada cartucho está diseñado para detectar una enfermedad específica a través de los nano-sensores integrados.

“El usuario simplemente inserta el cartucho en la interfaz y sopla para un diagnóstico rápido y preciso. Nuestro objetivo es hacer que nuestro producto esté disponible en clínicas, farmacias y supermercados”, explicó el doctor.

Según el experto, el dispositivo es cinco o seis veces más barato de lo que existe en el mercado, con un nivel de precisión mucho más alto y en especificidad, selectividad y sensibilidad porque en lugar de buscar la presencia física del tumor, aquí será a través de la detección de los biomarcadores, es decir de todas las moléculas generadas por la enfermedad.

“Mi sueño es retribuir a México con tecnologías maravillosas e inyectarle de sangre nueva a un sector industrial y económico que se ha ido desvaneciendo. México debe convertirse en un generador y exportador de tecnologías de alto impacto, donde la nanotecnología juegue un rol fundamental para atraer los ojos del mundo.

“Hay una necesidad muy amplia para una tecnología de este calibre. Ojalá el sector privado y público en México volteen a ver este proyecto”, expresó.

De acuerdo con el investigador el problema con el cáncer, por ejemplo, es que en etapas muy tempranas la enfermedad es asintomática, por lo tanto, es difícil determinar la etapa del padecimiento.

“Al ser etapas iniciales no duele nada y es muy difícil determinar que tienes un tipo de padecimiento. En la etapa uno y dos del cáncer, es cuando el tumor se está desarrollando, en la etapa 3 es cuando el tumor ya llegó a su clímax y en el cuatro es cuando ya empieza a metastizar, es decir a moverse el tumor de un órgano a otro”, explicó.

Pérez indicó que el dispositivo portátil sería cinco veces más barato para los usuarios, además de que los costos de producción son bajos y proyecta altos márgenes de rentabilidad por encima del 80% resultando en una proyección financiera de 150 millones de euros en ventas anuales en el año 10.

¿Quién es Hugo Pérez Garza?

Hugo Pérez Garza tiene 34 años y es originario Chihuahua. Es ingeniero en mecatrónica, egresado por el Tec de Monterrey y cuenta con tres títulos de maestría, la primera en ingeniería molecular en la Universidad Técnica de Dresde, en Alemania; la segunda en nanotecnología en Charlmes, en Suecia y un MBA entre Suiza y el Reino Unido y cuenta con dos títulos de doctorado.La realeza de Holanda le otorgó la nacionalidad holandesa y lo invitó a ser parte de su comitiva para impulsar desarrollos tecnológicos y lazos comerciales en el área de nanotecnología, como asesor, entre Japón y Holanda.

En Holanda trabajó con el Dr. Staufed, quien desarrolló para la NASA un robot para ir a marte para hacer exploraciones y descubrieron moléculas de agua.

Ganó distinciones por publicaciones de nanotecnología a nivel internacional en 2012 por el Ministerio Chino de Tecnología; en 2014 en Holanda, en 2016 en Japón y en 2019 en Argentina los volvió a ganar. Ha sido invitado en discusiones con premios nobel de física y química. Actualmente es CTO, Chief Tecnology Officer en DENSsolutions en Holanda.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta