La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) aseguró que ante la crisis económica y humanitaria que ha provocado el coronavirus, se han estancado los ingresos públicos de la región y han sido insuficientes para cubrir el creciente nivel del gasto público actual, con esto los países de la región tienen un “limitado” espacio fiscal.

De acuerdo con el reporte de Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe, este desequilibrio ha conllevado déficits persistentes, globales y primarios, y un aumento del nivel de la deuda pública aunado a la evolución de las cuentas fiscales en la última década ha dejado a la región en una débil posición para hacer frente a la crisis actual.

Los déficits persistentes, el aumento de la deuda pública en los años anteriores a la crisis sanitaria, menores ingresos a las arcas públicas por la caída del nivel de actividad económica y de precios de los recursos naturales, coadyuvan a esta situación, según la Cepal, un organismo técnico de las Naciones Unidas con sede en Santiago.

En línea con estas prioridades, los países de la región han presentado paquetes de medidas fiscales de magnitudes importantes, enfocados en incrementar los aportes presupuestarios al sector de la salud con el fin de resguardar su capacidad de atención a través de la adquisición de insumos materiales y la contratación de personal.

Adicionalmente han fortalecido los programas de transferencias dirigidos a sectores vulnerables, a través de bonos extraordinarios, del fortalecimiento de los programas sociales existentes y de los programas de pensiones. También se han impulsado medidas para la protección de los ingresos laborales y para apoyar el consumo de productos de primera necesidad, como alimentos y servicios básicos. El apoyo a las empresas se ha canalizado a través de créditos, garantías estatales y medidas de alivio tributario.

“Sin embargo, estos esfuerzos fiscales tienen lugar en un entorno macroeconómico poco favorable y altamente incierto, en el que los países de la región enfrentan posiciones fiscales complejas debido a los siguientes factores, un limitado espacio fiscal, como consecuencia de déficits persistentes y del aumento de la deuda pública en los años anteriores a la crisis”, dijo.

El informe analiza la respuesta fiscal de los países de la región frente a la crisis provocada por la enfermedad del coronavirus, en el que destaca la rapidez con que los países han reaccionado ante la crisis mediante la adopción de paquetes de medidas fiscales que representan, en promedio, un 3.2 por ciento del producto interno bruto (PIB) de los países de América Latina, estos paquetes contemplan medidas de gasto público, alivio tributario y apoyo de liquidez respaldado por los gobiernos de la región.

México, el mayor emisor de bonos de la región

En el documento la Cepal indicó que, durante 2019, los países de la región colocaron 42 mil 354 millones de dólares en concepto de bonos a través de los mercados internacionales de capitales, lo que representó un aumento del 15.7 por ciento respecto de 2018, en este destacó a México, que sigue siendo el mayor emisor de la región.

En 2018 realizó siete operaciones y nueve en 2019. Durante este último año, Panamá, Perú y Ecuador se destacaron por el aumento importante de sus operaciones en comparación con 2018, al contrario, la República Argentina, después de haber emitido el mayor monto de bonos en 2018 (9 mil millones de dólares), no recurrió al mercado internacional de capitales para financiar su déficit fiscal en 2019.

“Este resultado se debe a condiciones de acceso más favorables, a pesar de un deterioro en la calificación del crédito, entre enero y octubre de 2019, se registraron 18 bajas y tan solo 11 mejoras en las notas crediticias de la región América Latina y el Caribe”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta