El ataque a un anexo de Irapuato que dejó 26 muertos fue perpetrado por sicarios del Cártel de Santa Rosa de Lima con el objetivo de asesinar a un grupo de internos pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Autoridades que realizan la investigación confirmaron a MILENIO que los sobrevivientes al ataque declararon que al momento de que los sicarios entraron al lugar gritaron que iban “de parte de El Marro”.

Las primeras investigaciones confirman que en el anexo había un grupo de jóvenes pertenecientes al Cártel Jalisco Nueva Generación, aunque no se ha comprobado si manejaban el lugar o solo eran internos, ni cuántos de los fallecidos estuvieron o estaban actualmente en las filas de este grupo criminal.

Las autoridades indicaron a MILENIO que de acuerdo a las versiones de los testigos fueron al menos cuatro los hombres que dispararon con armas de alto calibre y quienes al no identificar directamente a sus objetivos atacaron a todos los presentes.

Los sobrevivientes al ataque declararon que al momento de que los sicarios entraron al lugar gritaron que iban “de parte de El Marro”.

Este atentado se da luego de que el fin de semana pasado el Cártel Jalisco Nueva Generación asesinara a uno de los abogados de la mamá de José Antonio Yépez Ortiz, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, después de que con ayuda de tres policías de Silao improvisaran un retén con el objetivo de identificar a la madre de El Marro.

Pero como dio a conocer MILENIO, el líder huachicolero cambió a su mamá, hermana y prima de unidades a medio camino para evitar que fueran atacadas. Horas más tarde, los tres policías aparecieron muertos y a través de un video, El Marro reconoció haber dado la orden de asesinarlos.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia
Compartir

Dejar respuesta